Efectos del alcohol en el ejercicio

Entrenar requiere que te sientas fuerte. Los efectos del alcohol en tu salud impiden el buen rendimiento cuando entrenas.

Ya sea para hacer estallar un corcho brindando por la victoria de un equipo o romper uno con los amigos después de un juego, los deportistas suelen consumir alcohol como medio de relajación o celebración. Muchos atletas profesionales beben alcohol y, en general, su uso está muy extendido en los deportes.

Según La Asociación Nacional de Fuerza y Acondicionamiento (NSCA), los efectos del alcohol en el cuerpo son complejos.

La genética, el sexo, la ingesta, el estado nutricional y el estado corporal, todos estos, son factores  que juegan un papel en el metabolismo y en los efectos del alcohol. Éste puede afectar de manera aguda las habilidades motoras, el estado de hidratación y el rendimiento aeróbico.

En última instancia debemos decir que no existe un efecto uniforme del alcohol en el rendimiento deportivo que pueda aplicarse a todas las personas. Además, las investigaciones sobre sus efectos en el ejercicio, están limitadas por preocupaciones éticas. Sin embargo, existen algunas consideraciones sobre el tema y  aquí vamos a darles un vistazo más cercano:

Efectos del alcohol antes de hacer ejercicio

Poco después de beber, el alcohol aumenta sus niveles en sangre, con efectos agudos que incluyen la depresión del sistema nervioso. Otros efectos, dependientes de la dosis ingeridas, incluyen

  • Coordinación disminuida.
  • Juicio comprometido.
  • Reacciones retardadas
  • Habilidades motoras y equilibrio deteriorados.

Estos efectos no sólo disminuyen el rendimiento deportivo, sino que también aumentan el riesgo de lesiones. Según la NSCA, el impacto de dosis moderadas de alcohol en la fuerza del rendimiento anaeróbico no está claro, sin embargo, no parece existir ningún beneficio.

El alcohol disminuye la resistencia

Las investigaciones han demostrado que incluso pequeñas cantidades del alcohol pueden disminuir la resistencia. Durante el ejercicio de resistencia, los sustratos preferidos para el metabolismo son los carbohidratos y los lípidos; el alcohol, sin embargo, suple estos sustratos. El mecanismo por el cual el alcohol afecta el ejercicio podría involucrar el ciclo del ácido cítrico, la inhibición de la gluconeogénesis y el aumento del lactato. Aunque el alcohol puede haber sido utilizado como una ayuda para mejorar el rendimiento ergogénico por motivos psicológicos patológicos, la evidencia científica muestra que el alcohol obstaculiza el rendimiento deportivo. Por lo tanto, debe evitarse su ingestión antes del entrenamiento o de la competencia, señaló la NSCA.

Curiosamente, el alcohol está prohibido en las competencias de rifle de la Asociación Nacional de Atletismo Colegiado (NCAA). Además, la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) prohíbe el consumo de alcohol durante los deportes aéreos, el tiro con arco, la lancha motora y las competencias de automovilismo.

Efectos del alcohol: beber después de hacer ejercicio

Aunque pocas personas beben alcohol antes de hacer ejercicio, es común que lo hagan después. Ahora bien, para que el cuerpo se recupere es importante activar la síntesis de proteínas musculares, reponer las reservas de glucógeno y rehidratarse. Los efectos del alcohol pueden interferir con todos estos procesos. Las bebidas que contienen 4% o más de alcohol pueden aumentar la salida de orina e interferir con la rehidratación.

En una nota relacionada, aunque la cerveza se ha promocionado como una bebida de recuperación para después del entrenamiento debido a su contenido de carbohidratos y electrolitos, no contiene suficientes de estos nutrientes para compensar la energía del sudor gastada durante un entrenamiento prolongado.

La reposición, si se almacenara glucógeno, es necesaria después de hacer ejercicio; no está claro si el alcohol interfiere con la síntesis del glucógeno. Sin embargo, el alcohol puede interferir con la síntesis de proteína del músculo al desplazar los sustratos de las proteínas, lo que potencialmente interrumpe el crecimiento y la reparación del músculo.

Evita tomar alcohol después de entrenar

Es por lo tanto razonable concluir, que los efectos adversos del alcohol después de un entrenamiento, superan cualquier efecto beneficioso potencial, indica la NSCA. Para reponer adecuadamente los líquidos perdidos, es importante que los atletas tomen bebidas hidratantes como bebidas deportivas, o consuman alimentos adecuados a este fin,  antes de ingerir alcohol.

Consumir alimentos adecuados antes y después de entrenar mantienen tu organismo saludable. Si eres deportista o amante del fitness evita beber antes y despues de entrenar. Los efectos del alcohol perjudican tu rendimiento.,

Si la ingesta inmediata de alcohol es inevitable, los atletas deben esforzarse por consumir solo pequeñas cantidades del mismo.

Por otro lado, en un estudio publicado en el Journal of Strenght and Conditioning Research, los investigadores encontraron, con respecto al rendimiento anaeróbico a corto plazo, que el consumo inmediato de alcohol no ayudó en ninguno de los siguientes aspectos considerados:

  • La potencia máxima.
  • La fuerza máxima.
  • La altura del salto.
  • Carreras, o  sprints.

En cualquier estudio transversal basado en la población, publicado en el European Journal of Preventive Cardiology, los investigadores también encontraron que el consumo de alcohol puede no ser perjudicial para las medidas de aptitud. Hallaron que los bebedores moderados que bebían 10 g/día de alcohol, presentaron niveles pico de oxígeno más altos en comparación con los que bebían entre 50 y 60 g/día; al igual que los abstemios.

Relación entre el alcohol y el fitness

Existe una fuerte relación entre el consumo de alcohol y el fitness. El consumo de alcohol disminuye en relación con la aptitud física. El alcohol y el fitness tienen una relación a menudo opuesta. El consumo desmejora el estado físico general y obstaculiza la capacidad de una persona para lograr sus objetivos de acondicionamiento físico. Sin embargo, mejorar la condición física a través de una variedad de métodos, como hacer ejercicio y llevar una dieta más saludable, es una de las formas más efectivas de combatir el alcoholismo y contrarrestar los muchos efectos negativos que causa a la salud.

Beber alcohol de forma habitual puede afectar negativamente tu rendimiento en el gimnasio. El alcohol es un sedante que ralentiza el funcionamiento y el tiempo de reacción.

Efectos del alcohol: impactos negativos en tu organismo

El hacer ejercicio te deshidrata debido al sudor excretado durante el mismo. El alcohol también es un gran culpable de la deshidratación. Mezclar las dos cosas aumenta el problema. El agotamiento y la fatiga pueden ser el resultado de esta combinación.

La deshidratación producto de ambas actividades puede conducir también a una resaca peor, y,  cuando ésta complementa la fatiga, tus posibilidades de ir al gimnasio al día siguiente son escasas o nulas. Si te encanta hacer cardio y disfrutas tu cuota de vino inmediatamente después, podrías estar despojando a tu cuerpo del glucógeno. El glucógeno permite que el cuerpo se ejercite intensamente. La disminución de esta hormona podría causar que te fatigues más rápidamente en la siguiente ocasión en la cual quieras hacer ejercicio.

Los efectos del alcohol antes de entrenar impactan negativamente la actividad física, causando agotamiento y poca resistencia.

El efecto del alcohol y la actitud física sobre los dolores y la reparación muscular, cada vez que te mueves, puede provocarte desgarro muscular. Estos desgarros musculares son parte de la causa del dolor que sientes,  y es así hasta que los mismos se curan con el uso de una hormona de crecimiento humano.

Beber alcohol después de entrenar evita la curación eficaz de los músculos

Beber alcohol después de un entrenamiento evita la curación eficaz de la musculatura, al disminuir la secreción de la hormona. Como resultado sentirás dolor por más tiempo y tendrás que dejar pasar más tiempo para que tus músculos se curen por completo. El consumo excesivo del alcohol también juega un papel en la disminución de tus ganancias en el gimnasio. En lugar de aumentar los niveles de testosterona, que ayudarían a desarrollar los músculos, el alcohol aumenta la hormona “cortisol” (la misma hormona que causa el estrés) y esta destruye todo el músculo que estás tratando de desarrollar.

Efectos del alcohol: el fitness es bueno para evitar el alcoholismo

El alcohol puede ralentizar el metabolismo, debilitar los músculos y provocar fatiga. El alcoholismo excesivo no solo te afecta en tus objetivos de fitness, sino que también te afecta tu vida diaria. Te sientes más lento y empiezas a elegir el alcohol sobre otras cosas que amas y es ahí cuando todo parece desmoronarse. Aunque el alcohol es malo para el fitness, el fitness es bueno para evitar el alcoholismo. Los estudios muestran que cuanto más te ejercitas  y eres físicamente activo, menos tiendes a tomar alcohol.

Ref: Naveed Saleh, MD, MS

Jazmin Bittar

Dr Isidoro Bronstein

Salud y Medicina Antiaging


Esto es para tí

Eleva tu estilo de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *