La Risa es la Mejor Medicina según los Expertos en Salud

La risa es uno de los mejores remedios para la salud integral.

La risa es la mejor medicina, al menos, eso es lo que se dice. Y según un creciente cuerpo de investigación, esta afirmación no es sólo una hipérbole. Desde reducir la presión sanguínea hasta aliviar el estrés, el humor cuenta con cierto poder curativo genuino. Como médico, encontrar más humor en tu vida, podría beneficiar no sólo tu salud sino también la de tus pacientes. Además, dado que el Día Mundial de la Risa se acaba de celebrar en el mes de mayo, ¿qué mejor momento para examinar los beneficios de la risa para la salud y además, dar algunos consejos sobre cómo utilizar el humor en un entorno clínico?

Estos son los beneficios de la risa para la salud

Reírnos a carcajadas. Risilla. Cacareo. Como sea que quieras llamarlo, según estudios de la Clínica Mayo, la risa ofrece beneficios para la salud, tanto a corto como a largo plazo. Reír induce cambios físicos inmediatos, todo lo cual resulta en sentimientos intensificados de bienestar. Cuando ríes estás aumentando tu ingesta de aire, rico en oxígeno. Esto estimula tu corazón, pulmones y músculos, y provoca la liberación de endorfinas en tu cerebro.

La risa activa y luego alivia la respuesta del estrés en tu cuerpo. También, aumenta y luego disminuye tu frecuencia cardíaca y presión arterial, todo lo que se suma a una sensación de calma. Además, una buena risa ayuda a relajar los músculos y a estimular la circulación, lo cual contribuye a aliviar el estrés.

En cuanto a los efectos a largo plazo, los episodios regulares de risa pueden mejorar tu sistema inmunológico. Según médicos expertos en el área, entre ellos Edward T. Creagan MD, indica en un artículo publicado en el Seatle Times, “cuando nos reímos, disminuye el nivel de cortisol, la hormona del estrés malo. Las situaciones estresantes dan como resultado un aumento de esta hormona, lo cual interfiere con el área del cerebro que regula la emoción. Cuando eso sucede, el sistema inmunológico se deteriora y se sumerge en un mar de inflamación, lo cual es un factor vinculado a enfermedades cardíacas, cáncer y demencia. El cortisol interfiere con el sistema inmunológico del cuerpo, poniéndonos así en riesgo respecto a estos tres grupos de enfermedades, agregó.

Nunca dejes de sonreìr. La risa te mantiene positivo y alegre. Mejora tu salud emocional y es un aliado para la buena comunicación.

Por otro lado, los pensamientos positivos y las experiencias divertidas, dan como resultado la liberación de neuropéptidos, que ayudan a combatir el estrés, según lo referido por la Clínica Mayo. Este artículo agrega, que la risa regular también puede aliviar el dolor y reducir los síntomas de depresión y ansiedad.

Según el Dr. Creagan, la risa también se asocia, por otras razones, con vivir más tiempo. Ser gracioso o disfrutar de la comedia suele ser un rasgo atractivo y las investigaciones indican, además, que la conexión social es un factor que contribuye a la longevidad. Y el vínculo entre la risa misma y la longevidad, también está respaldado por alguna evidencia.

Estudios reflejan que la risa se asocia positivamente con la supervivencia 

Un estudio publicado en el Psychosomatic Medicine PubMed, analizó la asociación entre el humor y la supervivencia, en pacientes con mortalidad por todas las causas y, la supervivencia a la mortalidad debida, en particular, a enfermedades cardiovasculares, infecciones, cáncer y enfermedades pulmonares obstructivas crónicas.

Los investigadores estudiaron un grupo de 54.000 personas, durante un período de 15 años. Descubrieron que, tener un buen sentido del humor, se asociaba positivamente con la supervivencia a la mortalidad relacionada con enfermedades cardiovasculares, en mujeres. Y con la mortalidad relacionada con infección, en personas de cualquier género. Los investigadores concluyeron que esto se debía al efecto de la risa como “un recurso de afrontamiento cognitivo que protege la salud”. Midieron este factor pidiendo a los participantes que estimaran su capacidad para encontrar un elemento divertido en cualquier situación dada. Aquellos que tuvieron puntajes más altos en esta pregunta tendían a vivir más tiempo.

¿Qué dice el estudio más reciente publicado en Plos One?

Un estudio reciente publicado en PLOS ONE, revista científica de The Public Library of Science, midió la capacidad de reír como mecanismo para mediar frente al estrés diario. Los investigadores utilizaron un grupo de 45 estudiantes cuya tasa de risa se determinó, con una aplicación específica, durante un período de 2 semanas. Los participantes fueron re-configurados para completar encuestas regulares que incluían preguntas sobre: la frecuencia/intensidad de la risa, detalles de cualquier evento estresante y síntomas de estrés experimentados.

Los investigadores encontraron que, si los participantes tendían a reír con más frecuencia, también tendían a experimentar tasas más bajas de descargas de estrés. Aunque se encontró que el nivel de la intensidad de la risa no tenía un efecto significativo.

La risa: usar el humor en el entorno clínico

Dada toda la evidencia que indica que el humor y la risa ofrecen beneficios positivos para la salud física y psicológica, tiene sentido pensar en hacer uso de ellos al interactuar con los pacientes. Pero no todos somos confiados cuando se trata de romper candados o de saber cuáles son apropiados en un entorno de pacientes.

Para aquellos que buscan inyectar un poco de humor en sus modales junto a la camilla, un artículo publicado en el AMA Journal of Ethics describió algunos consejos y estrategias útiles. El artículo detalla algunos hábitos de humor que puedes comenzar a incorporar en tu día y los cuales pueden ayudarte a desarrollar una mentalidad en sintonía con la idea de mejorar tu estado de ánimo.

Estos incluyen:

  • Escuchar podcasts de comedia durante el viaje, “a diferencia de oír noticias interesantes”.
  • Escribir al menos 3 cosas divertidas que te sucedieron al final de cada día.
  • Tomar cortos períodos de descanso para leer o ver cosas de contenido gracioso, divertido.

Estas prácticas pueden ayudar a tu cerebro a aprender cómo hacer conexiones divertidas rápidamente. Algunas de éstas, incluso pueden ayudarte a mejorar tu práctica médica. Esto es porque ciertas habilidades cómicas se superponen a las requeridas por el médico que realiza sus movimientos, distante y sin escuchar, y que pierde así, oportunidades para el humor, según lo reportado en la revista AMA Journal of Ethics.

En otras palabras, debes estar presente y comprometido para detectar algo gracioso. Tu paciente puede inclusive seguir la línea o “hilo” de la broma, si lo capta. Además sabe que le estás prestando toda la atención.

La risa es una gran terapia para un paciente. Esto lo reconforta y le da tranquilidad especialmente cuando hay empatía con el doctor que lo está tratando

También es posible que desees crear un ambiente positivo y alegre en el área de examen, el cual tienda en sí mismo, al humor. Agregar un material divertido o colgar carteles o imágenes cómicas que los pacientes puedan ver mientras esperan, puede ayudar con esto.

El humor no siempre es apropiado. Hay que saber cuando evitarlo

Por supuesto el humor no siempre es apropiado y, a veces, un paciente puede no estar en estado de ánimo adecuado para ello.

Es de vital importancia juzgar cada situación tal como se presente y conocer el tipo de bromas que se debe evitar en un momento dado, señala la Clínica Mayo. Ahora, si encuentras un paciente que parece receptivo al humor, siempre deberías comenzar por burlarte de ti mismo y de tus propias experiencias, y esto puede ser una buena manera de empezar a construir una relación de confianza.

Mantente positivo e incluyente con tus bromas, y apégate a técnicas de comedia, como la exageración y otras formas inofensivas del humor.

Ref: Edward Creagan MD de la Clínica Mayo / Alistair Gardener

Dr Isidoro Bronstein

Salud y Medicina AntiAging


Esto es para tí

Eleva tu estilo de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *