Inicio Antiaging Suplementos Alimentarios: Mitos que Dañan tu Salud

Suplementos Alimentarios: Mitos que Dañan tu Salud

0
Suplementos Alimentarios: Mitos que Dañan tu Salud

Incluso después de décadas de estudio, sorprendentemente hay poca evidencia de alta calidad que respalde la eficacia de los suplementos alimentarios. Sin embargo, muchos todavía esperan que estos compensen las brechas en la nutrición y mejoren nuestra salud. Según estudios publicados en la encuesta de consumidores 2020 del Council for Responsible Nutrition (CRN) el 73 % de los estadounidenses toman suplementos dietéticos.

Los analistas del CRN señalaron que los cambios en el estilo de vida inducidos por la pandemia, las restricciones en las compras y el aumento de las preocupaciones sobre la salud en general han llevado a muchos a pensar más a menudo acerca de su salud, bienestar e inmunidad.

Pero ¿Son necesarios los suplementos alimentarios para la buena salud? ¿Podrían ellos compensar la falta de nutrición en nuestras dietas? ¿O son productos peligrosos y solo son fruto de tácticas de marketing inteligente?

Vamos a revisar 5 de los mitos sobre los suplementos alimentarios, junto con la evidencia más actualizada para ayudarte a decidir si agregarlo o no a tu dieta.

Suplementos alimentarios: Mito #1

Ellos están regulados y seguros

En realidad los suplementos alimentarios están regulados de manera poco estricta y son sometidos a pocas o ninguna prueba gubernamental de seguridad o eficacia. La FDA regula los productos de suplementos dietéticos, así como los ingredientes dietéticos. Es importante destacar que los suplementos están regulados bajo un conjunto de reglas diferentes a las que se aplican a los alimentos y medicamentos convencionales. Ellos fueron colocados bajo la disposición de la Ley de Educación y Salud de Suplementos Dietéticos de 1.944. Esta transfirió gran parte de la responsabilidad de la seguridad de un suplemento a su fabricante.

Quien los fabrica es responsable de determinar que los suplementos alimentarios que hacen o distribuyen son seguros. Además cualquier declaración o afirmación que haga sobre ellos está respaldada por pruebas adecuadas que demuestran no ser falsas ni engañosas. Sin embargo, la FDA no le exige presentar datos que demuestren que el producto es inocuo antes de comercializarlo.

¿Los suplementos necesitan la aprobación de la FDA?

No. Ellos no necesitan la aprobación de la FDA antes de que se comercialicen. Se lee acerca del producto en una declaración en un sitio web de la FDA. La FDA es responsable de tomar medidas contra las empresas que han etiquetado incorrectamente o generado un producto inseguro. Sin embargo los suplementos dietéticos como tal, no necesitan la aprobación de la FDA para venderse. Solo necesitan esa aprobación si incluyen un nuevo ingrediente dietético.

Los marcadores actualizaron el DSHEA en el año 2006 cuando aprobaron la Ley de Protección al Consumidor de Suplementos Alimentarios y Medicamentos sin receta. Esto requiere que los fabricantes informen sobre problemas de salud adversos a la FDA. Y se hace para determinar la seguridad de los productos.

Al pasar la responsabilidad a los fabricantes, es razonable cuestionar si muchos suplementos son seguros, teniendo en cuenta que cada año llegan más productos nuevos al mercado. Ellos superan potencialmente la capacidad de la FDA, para mantenerse al día con sus afirmaciones e informes de seguridad. Según una revisión publicada en la revista Nutrients, había aproximadamente 4.000 productos elaborados por 600 fabricantes en el año de 1944 en comparación con 85.000 en el año 2018.

Suplementos alimentarios: Mito #2

Los suplementos sólo contienen ingredientes naturales

Estos sólo deben contener ingredientes dietéticos “que incluyan vitaminas, minerales, hierbas u otros botánicos, aminoácidos y sustancias con enzimas, glandulares y metabolitos”. Sin embargo, según la FDA se han retirado del mercado muchos suplementos debido a los efectos nocivos de ciertos elementos, no dietéticos, que se encuentran en los productos. Esto incluye la contaminación microbiológica por pesticidas y metales pesados, afirmaciones falsas sobre la cantidad de ingredientes dietéticos que figuran en la etiqueta o incluso una ausencia total del ingrediente dietético anunciado.

Muchos suplementos alimentarios han sido retirados de los anaqueles por contener ingredientes nocivos para la salud.

Varios productos contienen drogas farmacéuticas

Un estudio publicado a fines del 2020 en Neurology Clinical Practice, también encontró que varios productos comercializados con los suplementos alimentarios contenían drogas farmacéuticas no aprobadas. Los investigadores probaron 10 de estos productos utilizando métodos de cromatografía líquida, quadrupole, tiempo de vuelo de espectrometría de masas y detectaron la presencia de Omberacteam, Aniracetan, Phenbutirico, Vinpacetina y Picamilon, ninguno de los cuales está aprobado por la FDA.

Además, algunos de los productos no incluían muchos de los ingredientes enumerados en una etiqueta. En general los resultados del estudio indicaron que el 75% de las cantidades declaradas en la etiqueta eran inexactas. Esto podría exponer a los consumidores inconscientes a hasta 4 veces la dosis de los ingredientes que los fabricantes de estos suplementos afirmaron en las etiquetas de sus productos.

Suplementos alimentarios: Mito #3

Todos pueden beneficiarse de los probióticos

Según una revisión del año 2019 publicada en Microorganism, se prevé que el mercado global de probióticos supere los tres mil millones para el año 2024. Sin embargo, los autores de la revisión concluyeron que la mayoría de las personas no necesita tomar estos suplementos, ya que a menudo no tienen impacto medible en la salud. Esto se debe en parte a la calidad de la investigación utilizada para medir los efectos de los probióticos.

Una revisión de la literatura relevante, los investigadores encontraron que la mayoría de los estudios sobre la eficacia de los probióticos adolecía de escasez de estandarización. Además hay informes incompletos, varianza extendida de datos, gran número de pacientes, y falta de diseños experimentales calificados.

En un intento por analizar el resultado contradictorio de la efectividad de los probióticos, los investigadores encontraron evidencia firme para su uso, solo en casos de infecciones del tracto respiratorio y disnea asociada con antibióticos y clostridium difficile. Fuera de esto, los probióticos no demostraron ninguna diferencia en los resultados para el estreñimiento, ansiedad por cáncer, artritis reumatoide, infecciones del tracto urinario, pérdida de peso y alergias alimentarias.

Mito #4 sobre los suplementos alimentarios

Los suplementos pueden reemplazar los alimentos en tu dieta

Puedes pensar que, si tu dieta limita la ingesta de ciertos nutrientes, los suplementos dietéticos pueden llenar el vacío. Pero las investigaciones indican que esto no es cierto en la mayoría de los casos.

Un estudio publicado en el año 2019 en Annals of Internal Medicine buscaba evaluar las asociaciones entre el uso de suplementos, la ingesta nutricional y la mortalidad de los estadounidenses. Utilizando datos de más de 30.000 personas de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición 1999-2010, los investigadores examinaron la ingesta nutricional de alimentos y suplementos de los sujetos antes de monitorear varios resultados de salud, incluida la mortalidad por todas las causas, enfermedades cardiovasculares y cáncer.

Los hallazgos indicaron que la ingesta adecuada de Vitamina A, Vitamina K, Magnesio, Zinc y Cobre se asoció con una reducción de todas las causas de la mortalidad de las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo esas asociaciones sólo se observaron cuando se trataba de la ingesta de nutrientes de los alimentos reales.

La ingesta de calcio en exceso se asoció con mayor riesgo de muerte por cáncer

Muchos investigadores también encontraron que la ingesta excesiva de calcio se asoció con un mayor riesgo de muerte por cáncer. Además esta ingesta parecía estar relacionada con el uso de los suplementos alimentarios. No se asocia con beneficios de mortalidad entre los adultos estadounidenses. De manera similar un análisis publicado en BMJ en el año 2020 ilustró que los suplementos se recomiendan principalmente en países de ingresos bajos y medianos. Esto se debe a que en estos lugares existen deficiencias específicas de micronutrientes (como Yodo, Hierro, Zinc y Vitamina A).

En los Estados Unidos, sin embargo, la fortificación de alimentos (como la adición de Vitamina D a la leche y Vitamina B1 y B3 a la harina refinada) implica que nuestra dieta no requiere típicamente estos refuerzos de vitaminas o minerales de fuentes no dietéticas. A la luz de esto, muchos americanos que toman suplementos alimentarios están ingiriendo niveles de vitaminas y minerales que exceden el límite tolerable.

La investigación de calidad sobre los efectos de esta tendencia aún es limitada, persisten las preocupaciones sobre las posibles consecuencias adversas a largo plazo sobre la salud en general.

Mito #5

Nadie puede beneficiarse de los suplementos

A pesar de los 4 mitos citados, los complementos dietéticos pueden proporcionar al cuerpo nutrientes vitales que pueden faltar en algunos casos. Por ejemplo, según una revisión del año 2018 publicada en Pharmaceuticals, el uso a largo plazo de algunas drogas recetadas o de venta libre pueden resultar en deficiencias de micronutrientes clínicamente relevantes que pueden desarrollarse durante meses o años.

Si bien los autores encontraron que se necesita más investigación para comprender todas las interacciones entre ciertos medicamentos y las posibles deficiencias de nutrientes, encontraron evidencia de que algunas poblaciones podrían estar en riesgo. Para estas personas el uso de suplementos alimentarios junto a una dieta equilibrada y saludable puede ser una forma eficaz de asegurarse que obtienen todo lo que necesitan.

¿Quiénes podrían beneficiarse de los suplementos alimentarios?

  • Las personas con enfermedades crónicas pueden beneficiarse de suplementos dietéticos y herbales específicos. Del mismo modo los pacientes con las siguientes afecciones pueden querer tomar suplementos, según un estudio del año 2019 publicado en JAMA Network.
  • Mujeres que están embarazadas o planean quedar embarazadas.

Los suplementos alimentarios están indicados para las mujeres embarazadas, ya que las ayudan a reponer muchos nutrientes que pierden durante el embarazo.

  • Quienes tienen osteoporosis y no pueden obtener suficiente Vitamina D y Calcio en su dieta.
  • Cuando se ha tenido una deficiencia de Vitamina B12.
  • Personas con afecciones gastroenterológicas o se han sometido a una cirugía bariátrica.

Recuerda siempre que la mejor manera de satisfacer tus necesidades nutricionales es a través de los alimentos que ingieres en lugar de los suplementos alimentarios. Sin embargo, los suplementos pueden ser una necesidad en casos determinados. Y no olvides que es importante revisar cuidadosamente las etiquetas nutricionales y proceder con mucha precaución.

Ref: Alistair Gardiner

Dr Isidoro Bronstein

Salud y medicina Anti-Aging


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Se parte de nuestra exclusiva
comunidad de subscriptores.
Respetamos tu privacidad