¿Tienes dependencia emocional de tu pareja?

La dependencia emocional es uno de los problemas que surgen por inseguridad y baja autoestima.

Una relación sana puede contribuir de gran manera al bienestar de ambas personas. Pero si se torna problemática, puede ser una fuente de desazón. La dependencia emocional es un problema que te limita  a ti y a tu pareja, y puede llegar a afectar hasta la calidad de vida. Conoce aquí más sobre esto.

¿Qué es la dependencia emocional?

Podemos definir la dependencia emocional como un patrón de apego poco saludable que puede darse en una relación de pareja. No se trata del vínculo emocional que se construye entre dos personas en una relación afectiva, sino de una dinámica en la que el dependiente necesita la atención permanente de su pareja, quien ve limitada su capacidad de llevar una vida autónoma.

Las relaciones con este problema suelen ser inestables e incluso destructivas (García, 2018; Somos Psicología y Formación, s.f.).

Signos de la dependencia

En ocasiones, es difícil distinguir si el apego hacia la pareja es dependencia o no. Algunos de los signos más frecuentes incluyen (García, 2018; Somos Psicología y Formación, s.f.):

  • Miedo a la soledad, que conlleva a subordinar las expectativas y los planes propios a los de la pareja para no perderla.
  • Necesidad pronunciada de aprobación y validación de parte de su pareja.
  • Sentir el vínculo con el otro como una necesidad innegable.
  • Necesidad de tener acceso constante e irrestricto a la pareja, lo que se manifiesta como ansias de controlar la vida del otro.
  • Celos e inseguridad.
  • Idealización de la pareja, acompañada por un sentimiento de inferioridad ante ella.

La dependencia emocional debe identificarse y tratarse para que la relación en el tiempo sea abierta, sincera y feliz

  • Dificultad para reconocer que el otro tiene faltas y defectos como todas las personas.

¿Por qué se da la dependencia emocional?

Existen diversos factores que pueden hacer que una persona sea más proclive a sentir dependencia de su pareja (Somos Psicología y Formación, s.f.):

  • Falta de desarrollo adecuado del apego durante la infancia. Durante estos años, se forman los patrones afectivos que persisten más adelante. Esto puede desembocar en temor a la soledad y una sensación de vacío generalizada.
  • Baja autoestima, que desemboca en necesitar refuerzos externos para mejorar la auto-percepción. Se asocia además con miedo al rechazo.
  • Patrones afectivos distorsionados. Algunos ejemplos son creer que las parejas deben estar juntas todo el tiempo o que el amor significa nunca decir “no”.

La dependencia emocional puede traer graves consecuencias para el bienestar de una persona. El dependiente limita su propia libertad y menosprecia su capacidad de tomar decisiones de forma autónoma. Así mismo, puede desarrollar trastornos anímicos como ansiedad, depresión y celos excesivos (De Salud Psicólogos, s.f.).

¿Cómo tratar la dependencia emocional?

  • En principio, desarrollar una mejor auto-imagen, confianza en sí mismo y sentido de empoderamiento.
  • Se puede optar por la terapia psicológica individual para abordar las raíces personales de la dependencia.
  • También puede ser útil hacer terapia de pareja; todo depende de cada caso.
  • La meditación te ayuda a sentirte más en control de tus emociones.
  • Organiza actividades con tus amigas y no estés pendiente del teléfono. Disfruta el momento.
  • Toma un día solo para ti. Ve al mar, a la montaña, a un parque, o al lugar que te permita pasar tiempo contigo. Esto poco a poco te ayuda a liberarte de ese encadenamiento emocional en el que te encuentras.
  • Comienza a tener menos horas libres y más tiempo haciendo lo que te gusta. Por ejemplo, toma un curso de algo que te motive y termínalo.
  • No le cuentes a tu pareja todo lo que haces. Hay cosas que debes reservarte.

Tu bienestar debe ser ilimitado

Esta información puede serte útil para identificar si estás experimentando esta dependencia y hay cosas que necesitas hacer para mejorar la relación contigo misma y con tu pareja. Sin embargo, recomendamos consultar con un profesional para encontrar la mejor manera de tratar este comportamiento.

Como mujer inteligente que eres te recomendamos abordar este problema y tener la paciencia necesaria mientras sales de ese estado de dependencia. Esto no se corrige de la noche a la mañana. Toma tiempo. En el camino, muchas veces es normal volver al mismo comportamiento, sin embargo, no te angusties. Tan pronto te des cuenta del error, tu misma vas a tratar de revertirlo y continuar con tu meta de ser libre emocionalmente.

Muchas parejas tienen dependencia emocional del otro. Identificar el problema es la base para una relación optima.

Recuerda siempre que la dependencia emocional no te da libertad de pensamiento, ni de acción. Te mantiene limitada y atada mentalmente a otra persona. Una mujer feliz es una mujer con independencia emocional, económica, física y psicológica.

Tu pareja es tu complemento. !No es tu todo!


Esto es para tí

Eleva tu estilo de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis − 15 =