Inicio Antiaging Bebidas que pueden Dañar tu Salud

Bebidas que pueden Dañar tu Salud

0
Bebidas que pueden Dañar tu Salud

La soda es una de las bebidas chatarra y es de las más demonizadas en los Estados Unidos. Encabeza casi todas las listas de cosas que se deben evitar para llevar una vida más saludable. Pero, no por ello, deja de ser uno de los tipos de productos más comercializados del planeta. Coca-Cola y Pepsi, por ejemplo, gastaron en conjunto alrededor de 500 millones de dólares para anunciar sus productos homónimos a los consumidores estadounidenses en el año 2019 y están teniendo ganancias cuantiosas.

Sólo este año el estadounidense promedio beberá alrededor de 149 litros de refrescos carbonatados que son casi 40 galones. Estos niveles tan altos de consumo les costarán a las compañías de refrescos 133.7 mil millones de dólares. Esto en 2018 representaba un promedio de 404 dólares por cada consumidor estadounidense.

Estas cifras son grandes, pero representan una caída del 10% con respecto al año anterior. ¿Significa eso que los consumidores están tomando conciencia de los efectos nocivos de los refrescos para su salud? Posiblemente; pero aún se espera que los mercados de bebidas carbonatadas se expandan un 6% en el año 2025.

Según la empresa de Coca-Cola gran parte de ese crecimiento proviene y seguirá viniendo de las bebidas dietéticas. Estas se comercializan como más saludables o al menos como alternativa menos dañina a sus contrapartes con azúcar. Muchas personas toman refrescos dietéticos para ayudarse a reducir las calorías y evitar las conocidas desventajas del azúcar real. Pero ¿estas alternativas “más saludables”, realmente son, todo lo que se cree que son?

Bebidas dietéticas versus bebidas azucaradas

Los refrescos carbonatados se definen generalmente como bebidas no alcohólicas que contienen aroma, azúcar o un sustituto del azúcar y agua con o sin otros aditivos, según la marca.

Esta categoría puede incluir refrescos, bebidas energéticas y deportivas. También tónicos y limonadas (aunque algunos de éstos no sean necesariamente burbujeantes). No hay duda respecto al hecho de que la ingesta en exceso de bebidas azucaradas puede causar estragos en la salud. Además de provocar obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas, enfermedades renales, gota, disminución de la salud ósea, caries dentales, entre otros efectos nocivos.

Pero ¿qué pasa con las bebidas endulzadas artificialmente? ¿están a salvo? Veamos, en la lista GRAS (“generalmente reconocidos como seguros”) de la FDA, se incluyen 6 sustitutos del azúcar. Estos están aprobados para su uso en alimentos. Ellos son: Aspartame, Sucralosa, Sacarina, Neotame, Advantame, y Acesulfame de Potasio.

El edulcorante derivado de plantas, Stevia, recibe críticas mixtas de la FDA. Los glucósidos de steviol de alta pureza se pueden agregar legalmente a los productos alimenticios vendidos en los Estados Unidos. Sin embargo, la hoja de Stevia y los extras de Stevia cruda, aún no están en la lista GRAS.

Aunque los estudios muestran que los edulcorantes artificiales generan serios problemas de salud, aún está pendiente el debate de si las bebidas dietéticas son el sustituto más saludable. Aun así, es necesario tener presente que “seguro y saludable” no son necesariamente lo mismo.

Para llevar un estilo de vida saludable hay que dejar de tomar bebidas azucaradas y carbonatadas. Sus efectos sobre la salud son más dañinos de lo que pensamos.

Datos sobre bebidas dietéticas

Los datos arrojan serias dudas sobre las normativas que transmiten y transmiten información sobre los refrescos dietéticos, como si fuesen una alternativa saludable a los refrescos endulzados con azúcar. En un estudio reciente publicado en el Journal of American College of Cardiology, investigadores en Francia siguieron a 104.760 participantes con una edad promedio de 43 años desde el año 2009 hasta el 2018, a quienes se les pidió que completaran 3 registros dietéticos validados de 24 horas en línea cada 6 meses.

Durante el seguimiento ocurrieron 1.379 primeros casos de enfermedad cardiovascular en comparación con los no consumidores. Mientras que los consumidores más altos de bebidas endulzadas artificialmente tenían un 32% más de riesgo, incluso después de ajustar por posibles factores de confusión. El análisis publicado en el BMJ, que incluyó a más 38.000 sujetos, encontró que las bebidas endulzadas artificialmente tenían asociaciones positivas con la incidencia de diabetes tipo 2.

Además, una revisión publicada en el año 2017 en la revista Nutrition & Obessity encontró, que los endulzantes artificiales contribuyeron al síndrome metabólico y a la epidemia de obesidad.

Efectos sobre el microbioma

Los edulcorantes artificiales pueden ayudarte a reducir la ingesta de azúcar. Sin embargo está cada vez más claro que el cambio tiene un precio. Estos edulcorantes “parecen cambiar el microbioma del huésped, reducir la saciedad y alterar la homeostasis de la glucosa. Además están asociados con un mayor consumo de calorías y aumento de peso “, escribieron los autores del estudio del año 2017.

Todos estos efectos se están probando y confirmando a través de estudios científicos. En éstos, se ha prestado especial atención a los de los refrescos dietéticos en el microbioma, lo cual, cada vez más parece ser un desencadenante clave detrás de los efectos negativos de los edulcorantes artificiales.

Un estudio publicado en la revista Moléculas, encontró que los 6 edulcorantes artificiales comunes aprobados por la FDA (enumerados anteriormente), así como 10 suplementos que los contenían, eran tóxicos para los microbios intestinales digestivos de los ratones de laboratorio. Además, en un estudio publicado en la revista científica Plos One, los autores señalaron que la evidencia de un estudio con roedores mostró que un alto consumo de edulcorantes puede contribuir al aumento de peso y a una peor tolerancia a la glucosa, porque induce disbiosis y desequilibrio entre los tipos de organismos presentes naturalmente en el microbioma.

Consumir endulzantes artificiales puede causar problemas a tu salud

Esto evidencia, adicionalmente, que el consumo de endulzantes artificiales al afectar negativamente la actividad de los microbios intestinales, puede causar una gran variedad de problemas de salud. El estudio también sugiere que “consumir refrescos dietéticos puede hacernos sentir más hambrientos y activar el sistema de recompensa de alimentos del cerebro, de una manera que nos anime a consumir mayores cantidades de alimentos.”

La evidencia de estudios en animales demuestra que la señalización de la dopamina en el cerebro puede funcionar como un sensor calórico central, que regula la ingesta de los nutrientes que tienen en cuenta la densidad calórica de los alimentos. El edulcorante bajo en calorías, utilizado como alternativa al azúcar, puede reducir las calorías específicas de los alimentos, pero al no producir saciedad, puede alentar a comer más.

Entonces, en conclusión, todavía estamos aprendiendo cómo las bebidas dietéticas afectan nuestro organismo, y la evidencia, gran parte de la cual se ha recopilado de animales, aún no es concluyente.

Aún así es importante recordar que la industria de las bebidas está dispuesta a gastar miles de millones para persuadirnos de que las bebidas dietéticas son una alternativa más saludable que las bebidas endulzadas con azúcar, pero eso no lo hace cierto.

Bebidas: quieres ir por lo seguro?

Si quieres ir a lo seguro simplemente sigue las pautas dietéticas dictadas para los estadounidenses entre el año 2015 y 2020 y busca tomar más agua, leche descremada o baja en grasa, o jugos 100×100 de fruta fresca para saciar tu sed.

Elige alimentarte conscientemente. Tomar bebidas naturales hechas a base de frutas frescas es la mejor forma de llenar tu organismo de energía y de regalarle salud a tu vida. Los jugos naturales aportan nutrientes esenciales que el organismo necesita para su buen funcionamiento.

Este artículo es un llamado de alerta en cuanto a los problemas de salud que pueden generar las bebidas carbonatadas y el consumo de bebidas y alimentos con endulzantes artificiales.

Ref: Charles Williams, Revista Journal del Colegio Americano de Cardiología

Revista Nutrition & Obessity

Dr Isidoro Bronstein

Salud y Medicina Antiaging

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Subscríbete a nuestro newsletter
Respetamos tu privacidad