¿Sientes malestar después del ejercicio?


Si sientes malestar después del ejercicio, primero cambia o reduce tu entrenamiento habitual y aumenta la intensidad lentamente. Esto se debe a que, cuanto más largo es el entrenamiento, más sangre se extrae del estómago. Asegúrate de beber agua suficiente antes y después de hacer ejercicio.

Cuando se trata de hacer ejercicio muchas cosas pueden esperarse después de una sesión matadora:

  • El sudor
  • Dolor
  • La inundación de endorfinas para sentirse bien son sólo algunas.

Sin embargo, un efecto posterior que puede parecer fuera de lugar es la necesidad de vomitar. Que el ejercicio induzca nauseas no es tan raro como pudiera pensarse.

Puede ser una sensación de malestar con tendencia a vomitar que se presenta poco después del ejercicio. Las investigaciones muestran que esto es común en alrededor del 20 al 70% de las personas que participan en actividades relacionadas con el deporte.

Los entrenamientos vigorosos como el HIT (high intensive training), ciclismo de interior, resistencia pesada, entrenamiento de SPRINT (carreras repetitivas), en un momento dado pueden hacerte sentir como si quisieras vomitar.

Hasta el 90% de los que practican deportes de resistencia (tipo ultra maratones) experimentan náuseas. Eso no tiene que impedir que los hagas.

¿Por qué sientes malestar después del ejercicio?

No hay una sola causa. Podría ser entre otras cosas, lo que estás comiendo o el clima.

“Durante un entrenamiento intenso, el corazón, los pulmones y los músculos requieren de un volumen mucho mayor de sangre, y el cuerpo desvía la sangre de los procesos no vitales para respaldar las crecientes demandas de los músculos, los pulmones y el corazón”. Esto lo explica Justin Mullner MD, médico de medicina deportiva en el Orlando Health Jewett Orthopedic Institute y médico del equipo Atlantic Soccer Club y Orlando Pride. Mullner dice que algunas personas son más sensibles a las náuseas que otras. Si te sientes mal, con mareos o ganas de vomitar después de hacer ejercicio, consulta estos síntomas y busca las soluciones aprobadas por expertos.

Malestar después del ejercicio: 11 preguntas y repuestas

1- ¿Por qué siento malestar después de hacer ejercicio?

Durante el ejercicio puede haber una reducción de hasta un 80% en el flujo de sangre a los órganos abdominales, ya que el cuerpo envía su sangre a los músculos y a la piel. Esto puede provocar náuseas, vómitos, dolor de estómago y diarrea. Además comer demasiado antes de hacer ejercicio puede causar malestar y nauseas.

2- ¿Cómo dejo de sentirme mal después del ejercicio? Considera los siguientes consejos para evitar sentirte enfermo:

  • Habla con un entrenador personal para que te aconseje en conformidad con la intensidad de tu entrenamiento.
  • Ajusta la temperatura si estás haciendo ejercicio adentro.
  • Usa sesiones de calentamiento y enfriamiento para programar tu sesión.

3- ¿Por qué el cuerpo reacciona como lo hace después del ejercicio?

Es sólo la forma en que tu cuerpo trata de enfriarse para que sus sistemas corporales puedan mantenerse frescos y sin sobrecalentarse. Tu cuerpo quiere permanecer a una temperatura central cómoda y saludable que no lo ponga en peligro. Otra forma en que tu cuerpo te mantiene en marcha es transportando sangre a los lugares que más lo necesitan.

Malestar después del ejercicio por la mañana

4- ¿Por qué me siento mal después de hacer ejercicio por la mañana?

El nivel bajo de azúcar en sangre o hipoglicemia puede ser un problema si haces ejercicio por la mañana y no dices o haces nada al respecto. Si ese es el caso, Dunston dice que por lo general experimentarás náuseas o mareos. Sobrecargar la ingesta de comida antes del ejercicio también enfrenta tu estómago con tus músculos.

El calentamiento es importante para evitar sentir malestar después del ejercicio

5- ¿Cómo te sientes después de hacer ejercicio?

“Cuando haces ejercicio aumentan las endorfinas, la dopamina, la adrenalina y los endocannabinoides. Estos son todos los químicos del cerebro asociados con sentirse feliz, sentirse seguro, sentirse capaz, sentir menos ansiedad y estrés e incluso menos dolor físico” Esto lo afirma McGonigal, Psicóloga especializada en Bienestar de la Universidad de Stanford.

El ejercicio aumenta el flujo sanguíneo

6- ¿Qué pasa con el cerebro cuando haces ejercicio?

El ejercicio alimenta el cerebro. Un aumento en el flujo sanguíneo no solo es extremadamente beneficioso, es esencial. El ejercicio induce un buen flujo sanguíneo para entregar todos los nutrientes necesarios para llevar a cabo el trabajo del cerebro. Aumenta la producción de moléculas importantes para las funciones cerebrales, incluida la memoria.

7- ¿Qué reacción química ocurre cuando haces ejercicio?

Cuando haces ejercicio tu cuerpo libera sustancias químicas llamadas endorfinas que interactúan con los receptores en tu cerebro y reducen su percepción del dolor. Las endorfinas también desencadenan una sensación positiva en el cuerpo similar a la de la morfina.

8- ¿Por qué me siento mal todo el tiempo?

La falta de sueño, la mala alimentación, la ansiedad o el estrés a menudo pueden hacer que una persona se sienta mal. Sin embargo también puede ser un signo de enfermedad crónica o en la mujer, de embarazo. Cuando una persona está enferma puede experimentar malestar estomacal y vómitos.

9- ¿El ejercicio te da sueño?

Hacer ejercicio es excelente para el cuerpo y la mente. Además puede ayudarte a dormir bien por la noche. Pero para algunas personas hacer ejercicio demasiado tarde en el día puede interferir en un buen descanso por la noche.

Hacer ejercicio ayuda a equilibrar los niveles de hormonas sexuales

10- ¿El ejercicio te hace atractivo?

Ponerse en forma no sólo te hace lucir sexy sino que también te hace sentir sexy al equilibrar los niveles de hormonas sexuales del cuerpo, lo que a su vez mejora la apariencia del cabello, la piel y los músculos.

Para no sentir malestar después del ejercicio hay que mantenerse hidratado antes, mientras y luego de terminar.

11- ¿Está bien hacer ejercicio todos los días?

Siempre y cuando no te esfuerces demasiado o te vuelvas obsesivo con el ejercicio, está bien que lo hagas cada día. Asegúrate de que sea algo que disfrutes, sin ser demasiado estricto contigo mismo, especialmente en tiempos de enfermedad o lesión.

Es importante revisar cuál es tu motivación detrás de querer hacer ejercicio todos los días.

Ref: Rezalynn Frazier / Justin Mullner MD

Dr Isidoro Bronstein

Medicina Preventiva y Longevidad


Esto es para tí

Eleva tu estilo de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

7 − 6 =