Inicio Bienestar ¿Las Fantasías Eróticas están Relacionadas con el Bienestar?

¿Las Fantasías Eróticas están Relacionadas con el Bienestar?

0
¿Las Fantasías Eróticas están Relacionadas con el Bienestar?

Las fantasías eróticas son pensamientos creados en nuestras mentes completamente naturales. Estas son sanas sobretodo desde el punto de vista psicológico. Las fantasías eróticas son normales tanto en hombres como en mujeres, siendo la de las mujeres más detalladas imaginativamente. Estas nos abstraen a un mundo imaginario, aportando estimulación que puede aumentar el deseo sexual y con ello la excitación. Son experiencias que se desarrollan en nuestra mente y que nos conectan con lo erótico y con una excitación privada.

Fantasías eróticas: el deseo y el sexo comienzan en el cerebro

El deseo sexual comienza en el cerebro con el pensamiento y la imaginación. Cuando alguien nos gusta imaginamos situaciones con esa persona. Por ejemplo, en las mujeres las fantasías comienzan desde niñas, con fantasías románticas. Pero con el paso del tiempo las fantasías suelen pasar de románticas a fantasías eróticas. Las mujeres fantasean tanto como los hombres. Recordemos que el fin último de las fantasías es alcanzar placer, ese que solo está en nuestras mentes.

El cerebro es el órgano más poderoso sexualmente hablando, en él comienza todo. En nuestro cerebro creamos imágenes e ideas que tan solo de pensarlas nos llevan a la excitación sexual. Así que las fantasías eróticas son fuente no solo de deseo sino de inspiración y excitación.

La Presidenta de la Federación Española de las Sociedades de Sexología, Dra Francisca Molero Rodriguez, dice que: “Es normal que la gente tenga fantasías que hablen de acostarse con miembros del sexo opuesto, de dominación y sumisión. Intentar buscarle sentido o querer ver que en el fondo, ese es nuestro más profundo deseo es algo totalmente equivocado”. Esto quiere decir que las fantasías no tienen explicación lógica, estas surgen solo de lo que fantaseamos.

Las mujeres somos más imaginativas

La sexóloga De Bejár, afirma que: “Es en cómo imaginamos, en lo que a lo mejor hay más diferencia con respecto a ellos. Nosotras, somos más imaginativas, románticas y proclives a añadir más emoción en el argumento de nuestra fantasía. Probablemente somos más de recrear la historia. Eso nos resulta excitante aunque en nuestra ficción no esté pasando nada físico todavía”.

Para las mujeres es también de suma importancia el lugar donde se da la fantasía erótica. Según Georgina Burgos, psicóloga y sexóloga, en su libro Proyecto Tabú, los lugares más frecuentes son los que aportan erotismo. La Investigación arroja estos lugares: “Hacerlo sobre el capó de un carro, en un ascensor o en el probador de una tienda”. Esto demuestra que las mujeres no solo somos más románticas, sino que necesitamos montarnos una película completa en nuestra fantasía erótica.

Para activar nuestra fantasía erótica solo basta con una imagen, una canción, un libro. Hay muchas fuentes de activación para fantasear.

Hace unos años se convirtió en Bestseller el libro Cincuenta Sombras de Grey, escrito justamente por una mujer L.J James. Fue un boom mundial, no había mujer que no llevara consigo el libro. Éste abrió un mundo de fantasías, donde se incluye el tema de la dominación y los juguetes eróticos. Cada uno de sus libros nos hizo darle rienda suelta a nuestra imaginación.

¿Deberías compartir tus fantasías eróticas?

Las fantasías son una ficción creada por nuestra mente. El llevarlas a cabo o no, es una cuestión muy personal. Pero ¿Por qué no compartirlas con nuestra pareja? Compartirlas hace que nuestra pareja conozca aquello que nos estimula y nos excita. Si existe una buena comunicación, lo ideal es hablar sobre aquello que fantaseamos. Esto puede abrir un nuevo mundo de sensaciones para ambos.

Si solo fantasear activa nuestra libido, imagina como seria llevarlas a cabo con nuestra pareja.

Entre alguna de las ventajas de tener fantasías eróticas y compartirlas están:

  • Incrementan tu libido al momento de la intimidad.
  • Mejora tu respuesta sexual.
  • Estimula tu placer.
  • Aumento en el deseo.

Nadie mejor que tu pareja para saber cuáles son tus fantasías eróticas. Eso ayuda a tener una mejor relación de pareja e impacta positivamente en tu bienestar.

No tengas tabúes, ni tampoco te inhibas en compartir todo aquello que quieras probar. Las fantasías repotencian nuestro deseo y por ende mejoran las relaciones íntimas. Recuerda las fantasías contribuyen cien por ciento al bienestar mental. Atrévete!

Dolly Angarita R


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Subscríbete a nuestro newsletter
Respetamos tu privacidad