Body Shaming: ¿Qué es y cómo superarlo?

El body shaming es muy usual entre las mujeres. Es una crítica constante a su figura o otras características físicas con las que no se siente cómoda

Si te has criticado a ti misma o a otras personas, por un rasgo físico, has hecho body shaming. Esta práctica puede darse en la mayoría de los entornos en los que interactuamos con otros, ya sea en persona, en ausencia de los demás o en el mundo digital. Explora aquí qué es y cómo superarlo.

Definición de body shaming

Esencialmente, es el acto de expresarse negativamente sobre el cuerpo de alguien (Resnick, 2022). Se manifiesta al criticar y juzgar (Vargas, s.f.):

  • Tu propia apariencia.
  • La apariencia de otra persona y decírselo.
  • La apariencia de otra persona sin que lo sepa.

Sin importar cómo sucede, el body shaming suele conducir a comparaciones y sentimientos de vergüenza. Además, refuerza la idea de que deberíamos juzgar a las personas por su apariencia (Vargas, s.f.).

Esta práctica puede tener diversas consecuencias negativas en la salud mental como (Resnick, 2022):

  • Riesgo de depresión y ansiedad.
  • Desarrollo de desórdenes alimenticios.
  • Baja autoestima.
  • Trastorno dismórfico corporal.
  • Riesgo más alto de suicidio.
  • Angustia psicológica.

Aunque puede darse entre hombres y mujeres, se considera que es más notorio y frecuente entre ellas (Resnick, 2022).

Tipos de body shaming

Las críticas frecuentemente se centran en (Resnick, 2022):

  • El peso corporal: es común que se diga que una persona con sobrepeso es descuidada y perezosa. Si es particularmente delgada, se dice que no come o luce enferma.
  • El vello corporal: en las mujeres se asocia con poca feminidad e higiene.
  • El cabello no lacio se considera descuidado o poco profesional. Por otro lado, la calvicie se estima poco atractiva.
  • La edad: se piensa que hay comportamientos cuestionables entre personas mayores.
  • El atractivo: se discrimina a quienes no se consideran atractivas bajo los estándares reinantes de belleza. También a quienes sí y se les ve como superficiales o poco inteligentes.

Cómo superar el body shaming

Hay varias cosas que puedes hacer para combatirlo cotidianamente (Cherry, 2020. Resnick, 2022; Vargas, s.f.):

Aprende sobre la neutralidad corporal

Se trata de aceptar los cuerpos como son y sin juzgarlos. Adicionalmente, reconoce lo positivo que cada cuerpo hace.

En lugar de hacerte Body Shaming, reconoce las fortalezas que tienes y comienza una relación de amor contigo misma.

En línea con esto, práctica la propuesta del movimiento del body positive: esto se trata de reconocer que todas las personas merecen tener una imagen corporal positiva, sin importar los ideales sociales o culturales.

Cambia cómo hablas sobre tu cuerpo

Dale la vuelta al discurso generalizado de que siempre hay algo que debe mejorarse. Habla con más bondad sobre tu cuerpo y ti misma; fortalece tu compasión hacia ti y hacia otros. Esto también te ayuda a sentir fortaleza y amor propio.

Confronta a otros

Cuando seas testigo de críticas de alguien hacia el cuerpo de otros, confróntalo. Es importante señalar que son comentarios indeseados con efectos negativos en el bienestar de los demás. Esto ayuda a detener estos comportamientos.

 Reconoce tus emociones

A menudo recurrimos a las críticas físicas para enmascarar nuestras emociones. Las usamos para ofender o para redireccionar algo con lo que no queremos lidiar. Trabaja en reconocer tus emociones genuinas para actuar de acuerdo con ellas y no con el hábito de juzgarte o juzgar a otros.

Recuerda que los cambios que quieras hacer sobre tu apariencia deben venir de tu autocuidado e interés en tu bienestar, no de lo que los demás esperan de ti.


Esto es para tí

Eleva tu estilo de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.