Bebidas saludables que podrían hacerte daño

Muchas bebidas saludables no son tan buenas como parecen.

Estudios recientes arrojan serias dudas sobre la narrativa que transmiten las bebidas saludables y los refrescos de dieta, como una alternativa a los refrescos edulcorantes de azúcar. La investigación ha encontrado que los edulcorantes artificiales podrían: 1. Alterar el microbioma huésped del consumidor.

2. Conducir a una disminución de la saciedad,

3. Cambiar la homeostasis de la glucosa

4. Están asociados con un mayor consumo de calorías y aumento de peso. Como alternativa baja en calorías a las bebidas dietéticas con edulcorantes artificiales, puede considerarse:

  • Ingerir leche sin grasa
  • Baja en grasa
  • Jugos de frutas

La leche baja en grasa es una bebida saludable para mantener una buena salud.

Las gaseosas son una de las comidas chatarra más demonizadas en los Estados Unidos. Ellas encabezan casi todas las listas de cosas que se deben evitar para tener una vida más saludable. Pero también estaría entre los productos de bebidas comercializados con mayor agresividad en el planeta.

Bebidas saludables: En el año 2022 solo el estadounidense beberá casi 40 galones de refrescos

Coca Cola y Pepsi juntas gastaron alrededor de 500 millones de dólares para publicitar sus productos homónimos a los consumidores estadounidenses en el año 2019. Estas empresas están recuperando dinero a manos llenas. Sólo en el 2022, el estadounidense promedio beberá alrededor de 149 litros de refrescos carbonatados. Esto equivale a casi 40 galones.

Estos altos niveles de consumo les reportaron a las compañías de refrescos 133.7 mil millones con un promedio de 404 dólares de cada consumidor estadounidense en el año 2018. Estos números son grandes, pero representan una caída del 19% con respecto al año anterior. ¿Significa eso que los consumidores se están volviendo conscientes de los efectos nocivos para la salud de los refrescos?

Posiblemente, pero aún se espera que el mercado de bebidas carbonatadas se expanda un 6% anual hasta el año 2025. Según Coca Cola, gran parte de ese crecimiento proviene y seguirá viniendo de las bebidas dietéticas.

Las bebidas dietéticas se comercializan como alternativas más saludables o, al menos, menos dañinas que sus contrapartes azucaradas. Mucha gente bebe refrescos de dieta para ayudar a reducir las calorías y para evitar las conocidas desventajas del exceso de azúcar real. ¿Pero, son estas alternativas “más saludables” realmente todo lo que se cree que son?

Bebidas saludables dietéticas vs bebidas azucaradas

Los refrescos carbonatados se definen generalmente como bebidas no alcohólicas que contienen saborizantes, azúcar o un sustituto del azúcar y agua sin otros aditivos. Esto depende de la marca. Esta categoría puede incluir

  • Refrescos
  • Bebidas energéticas y espirituosas
  • Tónicas
  • Limonadas (aunque algunas de ellas no son necesariamente burbujeantes)

No hay duda de que un exceso de bebidas endulzadas con azúcar puede causar estragos en la salud y provocar las siguientes enfermedades:

  • Obesidad
  • Diabetes
  • Enfermedades cardíacas
  • Enfermedades renales
  • Gota
  • Disminución de la salud ósea
  • Caries
  • Otros efectos nocivos.

Bebidas saludables: ¿qué pasa con las bebidas endulzadas artificialmente?

¿Son seguras? Seis sustitutos del azúcar están incluidos en la lista Generalmente Reconocidos como Seguros. (GRAS) de la FDA y aprobados para su uso en alimentos. Estos son:

  • Aspartame
  • Sucralosa
  • Sacarina,
  • Nestame
  • Advantame
  • Acesulfame potasium K, edulcorante derivado de la planta de Stevia

Estos reciben críticas mixtas de la FDA. Los glucósidos de esteviol de alta pureza se pueden agregar legalmente a los productos que se venden en los Estados Unidos. Sin embargo, la hoja estevia y los extras de estevia cruda, no están en la lista GRAS.

A pesar de contar con estas “bendiciones de seguridad”, los estudios muestran que los edulcorantes artificiales acarrean algunos problemas de salud graves.

Si las bebidas dietéticas son el sustituto más saludable, todavía está en debate. Aun así, “seguro” y “saludable” no son necesariamente lo mismo.

Los datos recientes arrojan serias dudas sobre las narrativas que transmiten los refrescos de dieta como una alternativa saludable a los refrescos endulzados con azúcar.

Resultados de un estudio reciente

En un estudio reciente publicado en el Journal of The American College of Cardiology, investigadores de Francia encontraron los siguientes resultados: durante el seguimiento de produjeron 1.379 casos de enfermedad cardiovascular (ECV). En comparación con los que no consumieron, aquellos que consumían cantidades mas altas de bebidas azucaradas tenían un riesgo 20% mayor de enfermedades cardiovasculares mientras que los consumidores mas altos de bebidas endulzadas artificialmente tendrían un riesgo 32% mayor, incluso después de ajustar posibles factores de confusión.

Efectos sobre microbioma

Los edulcorantes artificiales pueden ayudar a reducir el consumo de azúcar, pero cada vez está más claro que el cambio tiene un precio. Ellos parecen cambiar el microbioma del huésped, conducen a una disminución de la saciedad, alteran la homeostasis de la glucosa y están asociados con un mayor consumo calórico y aumento de peso, escribieron los autores del mencionado estudio del mes de julio del año 2002.

Se ha prestado atención a los efectos de los refrescos de dieta en el microbioma, que cada vez más parecen ser un desencadenante clave de los efectos negativos de los edulcorantes artificiales. El estudio también sugiere que consumir refrescos de dieta puede aumentar el hambre y activar el sistema de recompensa de alimentos del cerebro de una manera que nos anima a consumir grandes cantidades de alimentos.

La investigación muestra que es dudoso que los refrescos debieran sean más saludables que sus contrapartes endulzadas con azúcar. De hecho, están asociados con el aumento de peso y una mayor ingesta calórica, a pesar de su comercialización de 0 calorías. Considera advertir a los pacientes sobre los posibles impactos de las gaseosas dietéticas, sugiriendo alternativas bajas en calorías como son el agua, algunos jugos de frutas, o leche baja en grasa.

Ref: Charlie Williams, autor dedicado en paralelo a la medicina y a la literatura.

Dr Isidoro Bronstein

Medicina Preventiva y Longevidad


Esto es para tí

Eleva tu estilo de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 − uno =