Espárragos VS Cáncer

Se ha comprobado que los espárragos tienen glutatión, un poderoso anticancerígeno.

Cuando están presentes en los alimentos integrales de la dieta, los espárragos pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer. Los espárragos son una buena fuente de folato. Las investigaciones muestran que es probable que los alimentos ricos en folato ayuden a proteger contra el cáncer de páncreas, y existe cierta evidencia de que los alimentos que contienen folato disminuyen el riesgo de cáncer de esófago e intestino.

Los espárragos son una buena fuente de ácido fólico y fibras

Una dieta rica en una variedad de vegetales diferentes, podría ayudar a reducir el riesgo de cáncer. Al igual que muchos vegetales, los espárragos tienen muchas vitaminas, minerales y antioxidantes diferentes. Cuando están presentes en los alimentos integrales de la dieta pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer.

Los espárragos son una buena fuente de ácido fólico; también son una buena fuente de fibras y hay evidencia de que los alimentos que contienen fibra dietética, particularmente cuando están relativamente sin procesar, ayudan a proteger contra el cáncer de intestino. Los espárragos son bajos en kilojulios (kilocalorías), como la mayoría de las demás verduras.

Comer al menos 5 porciones de verduras al día ayuda a mantener un peso saludable, lo cual es una de las cosas más importantes para reducir el riesgo de varios tipos de cáncer comunes. Así que incluye espárragos en tu dieta, junto con variedad de vegetales.

¿Qué hace que las personas crean lo increíble?

A veces es la desesperación. A veces es una ilusión sobre respuestas simples para problemas complejos. A veces es confianza ciega en los que no son dignos de confianza. Pero la mayoría de las veces es una falta de suficiente base científica necesaria, para evaluar una idea o una afirmación.

 Los espárragos contienen glutatión, un potente anticancerígeno

Veamos un ejemplo específico. Durante años ha estado dando vueltas la afirmación de que los espárragos pueden curar el cáncer. Suena tan simple y seductiva. Todo lo que requiere es hacer un puré de espárragos cocidos pasados por una licuadora y darle al paciente cuatro cucharadas dos veces al día.  Se afirma que los pacientes muestran alguna mejoría en dos a cuatro semanas y muchos se curan.

Se nos insta a pasar la información a tantas personas como sea posible para que puedan aprovechar este maravilloso remedio, al igual que el hombre que se curó a si mismo de la enfermedad de Hodgkin; o de uno cuyo cáncer de vejiga desapareció. Además está el caso del hombre cuyo cáncer de pulmón inoperable fue milagrosamente curado. O el de la señora cuyo cáncer de piel avanzado acaba desapareciendo.

Estos sorprendentes resultados obtenidos por la terapia con espárragos son informados por un bioquímico anónimo que se enteró del descubrimiento a través de un artículo en una revista que no se podía encontrar, escrito por Richard Vensal, un dentista que no puede ser encontrado.

Espárragos: un solo tratamiento no cura el cáncer

Primero lo primero. Si hubiera un avance tan asombroso en la terapia del cáncer se reportaría en las páginas del New England Journal of Medicine o en otra publicación tan prestigiosa, desde donde todos los medios de comunicación de renombre lo recogerían y lo anunciarían con exuberantes titulares. La información no vendría por la puerta trasera en internet.

Los espárragos son una fuente de ácido fólico y buenos nutrientes para la salud.

Además, el cáncer no es una enfermedad, sino muchas. La enfermedad de Hodgkin no se trata de la misma manera que el cáncer de piel o el cáncer de pulmón. Entonces, la posibilidad de que un solo tratamiento, ya sea un producto farmacéutico o espárragos, sea efectivo contra tal diversidad de cánceres, es cero. Además de los testimonios de personas que no pueden ser rastreadas y que probablemente ni siquiera existan, se necesita otro ingrediente para vender esta terapia sin fundamento a los crédulos. Una dosis de ciencia persuasiva y legítima, si tiene una pizca de verdad es mucho mejor. El proveedor del tonto mito de los espárragos lo encontró en una sustancia que en realidad está presente en los espárragos, a saber, el glutatión.

¿Qué dice el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos?

El Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos, informa que el glutatión se considera uno de los anticancerígenos y antioxidante más potentes del cuerpo. Esto es realmente cierto. Luego, continúan afirmando que el espárrago es el alimento que contiene más glutatión probado. Y la gente sale creyendo algo como cierto, que sin embargo, está sujeto a comprobación.

El glutation es ineficaz cuando se ingiere por via oral

Pero lo que no mencionan los promotores de la cura del espárrago, quizás porque no encaja en el argumento, o quizás simplemente por pura ignorancia, es que el glutatión es ineficaz cuando se toma por vía oral.

La molécula se compone de tres aminoácidos unidos llamados tripéptidos y se descompone fácilmente durante la ingestión. Nunca pasa al torrente sanguíneo y en consecuencia nunca llega a las células que lo necesitan.

Conclusión: no se han documentado curas de cáncer con esparrágos

El cuerpo NO obtiene los niveles ingiriendo glutatión. El cuerpo humano sintetiza el glutatión dentro de las células a medida que lo necesita. No se pueden aumentar los niveles comiendo glutatión. Nunca se han documentado curas de cáncer con espárragos. No hay estudios en la literatura que respalden esta posibilidad y es científicamente inverosímil. Es muy conveniente comer espárragos; es un vegetal muy rico en nutrientes y tiene mucho glutatión que es un comprobado anticancerígeno.

Ref: OHC Specialists in Cancer and Blood Disorders / Clinica Mayo / Joe Schwarcz, Director of Mc Gill University

Dr Isidoro Bronstein

Medicina Preventiva y Longevidad


Esto es para tí

Eleva tu estilo de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.