Radiación solar: usar gafas de sol, ¿es necesario?

Hay que acostumbrar a los niños a usar gafas de sol desde pequeños para evitar problemas oculares futuros.

Los niños pasan mucho tiempo al aire libre, disfrutando de ir a la playa o la piscina, participando en deportes, o simplemente jugando. Es probable que mientras estén afuera, usen protector solar para proteger su piel de la radiación solar. Pero una pregunta que atrae el interés de los padres se centra en la protección ocular y en las gafas de sol.

Los proveedores del sistema de salud de la Clínica Mayo dicen que los niños reciben gran exposición constante a la luz solar (rayos solares) lo que aumenta el riesgo de daño ocular por la luz ultravioleta (UV), una radiación electromagnética invisible emitida por el sol.

A diferencia de los ojos de los adultos, los ojos de los niños todavía están madurando y no pueden filtrar los dañinos rayos UV con la misma eficacia. Los párpados y la piel alrededor de los ojos de los niños son delicados y más vulnerables que la piel de los adultos. Esto lo dice Nitika Arora, especialista en oftalmología del sistema de salud de la Clínica Mayo en La Crosse. El daño de los rayos UV se acumula con el tiempo.

Problemas oculares que puede presentar la radiación solar con el tiempo

Los problemas oculares a largo plazo de los niños podrían inducir cataratas y degeneración macular relacionadas con la edad y conducir al desarrollo de un pterigión, que es un crecimiento no canceroso de tejido en la superficie del ojo. También hay algunos efectos secundarios físicos a corto plazo debido a demasiada luz ultravioleta, incluida la fotoqueratitis, también conocida como “ceguera de la nieve”. Esta ocurre cuando los rayos UV se reflejan en la arena, el hielo y la nieve o si miras el sol.

La radiación solar puede causar problemas como la fotoqueratitis. No se debe estar en la arena sin lentes de sol.

La fotoqueratitis es como tener un ojo quemado por el sol. Afortunadamente las gafas de sol protegen la piel alrededor del ojo y el ojo mismo. Considera que tus hijos usen anteojos de sol todos los días. La radiación solar y los rayos UV pueden dañar los ojos aún en los días nublados.

Radiación solar: consejos que debes tener en cuenta al elegir anteojos de sol para tus hijos

  • Busca protección UV. Las gafas de sol deben ajustarse conforme a la directriz ANSI Z80.3 del Instituto Nacional Estadounidense de estándares que especifican la protección UV. Elige lentes sintéticos que bloqueen entre el 99 y el 100% de los rayos UVA y UVB (largo plazo y corto plazo), dice Angela Schneider, óptica del sistema de salud de la Clínica Mayo en La Crosse. Busca anteojos de sol grandes y envolventes que cubran bastante la piel. Si tus hijos necesitan usar lentes correctivos, es posible que deseen considerar lentes fotocromáticos, que se ven como lentes transparentes regulares cuando se usan en interiores y se convierten en lentes oscurecidos en presencia de la luz solar. Estos lentes bloquean el 100% de los rayos UV del sol.
  • Asegúrate que las gafas de sol sean duraderas. Los niños activos necesitan gafas de sol hechas de policarbonato resistentes a los impactos con lentes a prueba de arañazos. La experta Schneider dice que el marco debe ser flexible, pero a su vez, irrompible; así que el ajuste es ceñido.
  • Considera las actividades: algunas gafas de sol vienen con lentes de color ámbar o verde y pueden aumentar el contraste lo cual puede resultar útil para los deportistas.
  • Deja que los niños elijan, ya que es más probable que los niños usen anteojos de sol si se les ha permitido elegirlos. La Dr. Arora dice que los dejes elegir entre unos cuantos pares de anteojos.

Guarda los anteojos de sol en un lugar seguro

  • Sé el guardián de las gafas de sol para evitar que se pierdan, o se rompan. Los padres pueden considerar mantener las gafas de sol de sus hijos en un lugar seguro cuando no los estén usando.
  • Escucha a tus hijos y obsérvalos. Si tus hijos se resisten a unos anteojos o anteojos de sol, observa su comportamiento, habla más con ellos; podría darte una pista sobre algunas barreras como el mal ajuste o la incomodidad al escucharlos.
  • Da un buen ejemplo. La salud de tus ojos es importante. Sé un buen ejemplo para tus hijos al usar tus anteojos de sol de manera constante y haz que usarlos sea parte de la rutina de tus hijos.
  • Como protección adicional, haz que tus hijos usen sombreros de ala ancha y protector solar para reducir aún más su exposición a los rayos UV.

Para protegerte adicionalmente de la radiación solar, debes usar además de los lentes de sol, un sombrero de ala ancha.

Las gafas de sol bloquean los rayos UV que pasan a través de los lentes. Los rayos UV también pueden reflejarse en las superficies circundantes y dañar la piel alrededor de los ojos, las orejas, la frente y las mejillas. Un sombrero y protección solar apropiados pueden bloquear el sol desde arriba y desde los lados.

Ref: Clínica Mayo

Dr Isidoro Bronstein

Medicina Preventiva y Longevidad


Esto es para tí

Eleva tu estilo de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.