6 Mitos acerca de la salud sexual

El sexo seguro y placentero es parte de mantener una buena salud sexual. Esto es clave para tener relaciones de pareja más felices.

Hablemos de la salud sexual y más específicamente, de sexo seguro. En tus días de juventud, este tema podría haberte hecho temblar. Esto pudo haber sido durante una conversación incómoda con tus padres, un curso de salud obligatorio en la escuela secundaria o una primera visita al ginecólogo. Lo más probable es que no hayas hecho todas las preguntas que tenías en mente. Pero ahora, eres mayor, más sabio y como la mayoría de los hombres y mujeres has encontrado una buena cantidad de conceptos erróneos sobre el sexo seguro. Para desacreditar algunos de esos mitos comunes y permitirte tomar el control de tu salud sexual, es conveniente desarrollarlos un poco.

Salud sexual: Mito No 1

Los preservativos protegen contra todas las enfermedades de transmisión sexual.

Si bien usar un preservativo siempre es inteligente, es importante comprender que no previenen las enfermedades de transmisión sexual el 100 x 100 del tiempo. Los preservativos están hechos para prevenir el embarazo, y es un error pensar que las relaciones sexuales con preservativo siempre son seguras. Algunas enfermedades de transmisión sexual como el herpes, VPH, verrugas genitales y sífilis, por nombrar algunas, se presentan en partes del cuerpo que no pueden ser cubiertas por un preservativo. Cualquier contacto de la piel con una persona infectada puede ponerte en riesgo.

Según la Dra. Jessica Cody de LeBauer Health Care en Stoney Creek, el uso correcto de preservativos puede prevenir alrededor del 95% de las enfermedades de transmisión sexual. Esto significa que todavía tienes 5% de probabilidades de contraer una enfermedad de este tipo cada vez que usas un preservativo. También es posible transmitir una enfermedad sexual mediante el sexo oral o anal.

Conversa con tu pareja sobre la salud sexual y cómo deben cuidarse para disfrutar del sexo a plenitud.

Una forma de protegerse es usar un preservativo u otro método de barrera en cualquier lugar donde tengas relaciones sexuales. Si has dado o recibido sexo oral o anal sin preservativo, tu médico puede examinar tu boca y/o recto para detectar enfermedades de transmisión sexual, como gonorrea y clamidia, entre otras.

Mito No 2

Salirse antes de la eyaculación previene el embarazo.

El método de Whitdrawal, comúnmente conocido como el método de extracción, no es realmente un método de control de la natalidad para todos los hombres. Los hombres generalmente secretan un líquido previo a la eyaculación y los estudios han demostrado que este líquido contiene líquido activo. Aproximadamente una de cada cinco parejas que utilizan el método de extracción, concebirán.

A muchos hombres les resulta difícil reunir el autocontrol necesario para utilizar el método de extracción a la perfección, dado que requiere que se interrumpa el acto sexual antes de eyacular, lo cual no resulta una opción muy satisfactoria. Sin mencionar que no brinda protección contra las enfermedades de transmisión sexual.

Mito No 3

Es fácil saber si alguien tiene una enfermedad de transmisión sexual; incluso si tienes “ojo de águila”, realizar un examen rápido de tu pareja potencial antes de tener relaciones sexuales no te dirá si está libre de enfermedad de transmisión sexual.

La Dra. Camille Andy de LeBauer de Summerfield NC enfatiza que las enfermedades de transmisión sexual son causadas por organismos microscópicos que son invisibles a simple vista. Las personas pueden tener herpes y no mostrar ningún síntoma. Incluso, el virus del HIV puede estar en un cuerpo sin presentar síntomas. La clamidia, la gonorrea y la sífilis son algunas de las enfermedades que pueden producir lesiones o secreciones genitales, pero a menudo no lo harán. Por lo tanto, la inspección visual no es una forma confiable de hacer un diagnóstico.

Salud sexual: Mito No 4

Las duchas vaginales después de tener relaciones sexuales pueden ayudar a prevenir las enfermedades de transmisión sexual y el embarazo.

Todo lo contrario. De hecho, las duchas vaginales pueden empujar las bacterias o el semen más adentro de la vagina, lo que aumenta el riesgo de una infección o un embarazo no deseado. En realidad, nunca se recomienda el uso de una ducha vaginal para la mujer. Piensa en tu vagina como un horno auto-limpiante. Internamente se cuida a sí misma. Todo lo que necesitas hacer es frotar suavemente el área externa con jabón sin fragancia y agua tibia.

Por supuesto, si notas alguno de los síntomas, como picazón, ardor o mal olor, llama a tu proveedor de atención médica. Eso indican que nos estás limpio y típicamente apuntan a una infección que necesita tratamiento.

Mito No 5

La píldora del día después puede terminar en un embarazo prematuro.

Muchas mujeres creen que si el embarazo es incipiente, pueden usar anticonceptivos de emergencia de libre venta para inducir un aborto. Este no es el caso. Estos tipos de drogas simplemente previenen o retrasan la ovulación. Por lo tanto, si ya estás embarazada, plan B y opciones similares no cambiarán eso. De hecho, pueden causar efectos secundarios innecesarios.

Para prevenir embarazos no deseados utiliza métodos seguros como la T de cobre.

La Dra. Cody explicó las trampas de la píldora del día después- Ellas no funciona para mujeres que pesan mas de 195 libras y debe tomarse dentro de los tres días siguientes a haber tenido relaciones sexuales sin protección. Pero ella dice que hay otro método menos común de anticoncepción de emergencia con el que un proveedor de atención médica puede ayudar. El DIU de cobre, también conocido como la T de cobre. Esta es la mejor opción para la prevención del embarazo, si se coloca dentro de los cinco días siguientes de haber tenido relaciones sexuales sin protección. Es casi 100 x 100 efectivo para prevenir el embarazo y puede continuar previniendo el embarazo hasta por 10 años. Las Doctoras. Cody y Andy están de acuerdo en que la mejor opción para prevenir el embarazo es hacer un plan con tu proveedor de salud y atención médica antes de tener relaciones sexuales sin protección.

Mito No 6 sobre la salud sexual

Está bien usar preservativo dos veces.

Incluso las personas más respetuosas con el medio ambiente deben evitar lavar y reutilizar el preservativo. Si bien a algunos les puede parecer tentador hacerlo, es importante recordar que están diseñados y probados para un solo uso. Incluso si es rápido, la fricción de las relaciones sexuales hace que el material se descomponga significativamente. Usarlo por segunda vez podría tener repercusiones peligrosas.

Esperamos que hayas entendido bien el riesgo de adquirir enfermedades de transmisión sexual y las posibilidades de prevenirlas.

Ref: Jessica Cody, MD-LeBauer Health Care at Stoney Creek.

Camille Lee Andy, MD- LeBauer Health Care in Summerfield, NC

Dr Isidoro Bronstein

Medicina Preventiva y Longevidad


Esto es para tí

Eleva tu estilo de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.