Cinco ejercicios mentales para evitar la demencia senil

La demencia senil puede evitarse con ejercicios mentales y físicos

Cuando nos referimos a ejercicios mentales estamos también refiriéndonos a parte del estilo de vida que debemos adoptar para reducir o prevenir la demencia senil. La demencia está en aumento en todo el mundo. Aproximadamente 50 millones de personas en todo el mundo viven con la enfermedad y se prevé que la cifra alcance la friolera de 150 millones para el año 2050, según un informe publicado en The Lancet.

Con esa proyección, podría parecer que contraer demencia es una conclusión inevitable para muchos de nosotros. ¿Las buenas noticias? De hecho, un diagnóstico futuro de demencia no está grabado en piedra. La salud neurocognitiva depende en gran medida de las decisiones que tomes hoy.

Según los autores de un artículo publicado en BMJ Neurology los factores genéticos, médicos y de estilo de vida del envejecimiento contribuyen al riesgo de enfermedad de Alzheimer, así como de otras demencias. Alrededor de un tercio de los casos de demencia son atribuibles a factores de riesgo modificables

  • La inactividad física
  • El tabaquismo
  • La hipertensión arterial.

Con la creciente prevalencia y la falta de fármacos neuro protectores, hay un enfoque renovado en las estrategias de prevención de la demencia a lo largo de la vida. Son los llamados ejercicios mentales.

Ejercicios mentales: Vamos a describir 5 formas basadas en evidencias

1. Actividad física

El ejercicio es un medio clave para prevenir la demencia. Esto según un estudio publicado en BMC Public Health. Este estudio es el primer ensayo para examinar los efectos de un programa de ejercicios prolongados (48 meses) sobre el rendimiento cognitivo. Varios estudios han demostrado que la modificación del estilo de vida y la reducción de los factores de riesgo modificables de la enfermedad de Alzheimer, ofrecen una forma prometedora de disminuir el riesgo de demencia.

Hacer actividad física previene enfermedades como el alzheimer y es uno de los ejercicios mentales que no puedes olvidar

La inactividad física se considera uno de lo siete factores principales de riesgo potencialmente modificables para la enfermedad de Alzheimer.Esto explica aproximadamente el 13% (con casi 4.3 millones) de los casos de Alzheimer en todo el mundo. Si este ensayo tiene éxito, puede proporcionar evidencia para el uso de intervenciones de ejercicios multimodales. Además a largo plazo para los programas de prevención de la demencia en la población cansada.

Los autores sugirieron que varios mecanismos potenciales podrían mediar en el vínculo entre el ejercicio y la disminución del riesgo de demencia. Aquí se incluye:

  • La producción del factor neurotrófico derivado del cerebro
  • Una mayor sensibilidad a la insulina
  • La promoción de la salud cardiovascular
  • Disminución del estrés y la inflamación.

El beneficio de estos factores podría ser especialmente importante en el cerebro que envejece. Además podrían servir algún día como biomarcadores potenciales, para determinar los efectos de diferentes regímenes de ejercicio en los resultados cognitivos.

2. La dieta

Mantener una dieta saludable también podría frenar el riesgo de demencia, según los expertos. Es posible que una determinada dieta afecte mecanismos biológicos. Entre ellos:

  • El estrés oxidativo
  • La inflamación, los cuales son la base del Alzheimer.

Toma nota de un artículo publicado por el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (NIA).  Tal vez la dieta funcione indirectamente al afectar otros factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer como la diabetes, la obesidad y las enfermedades cardíacas.

Una nueva vía de investigación se centra en la relación entre los microbios intestinales, pequeños organismos en el sistema digestivo, y los procesos relacionados con el envejecimiento que conducen al Alzheimer.

Ejercicios mentales: La dieta mediterránea puede atenuar el riesgo de demencia

Los expertos del NIA apuntan a dos dietas prometedoras para atenuar posiblemente el riesgo de demencia. La dieta mediterránea y la MIND (intervención mediterránea DASH para el estrés neurodegenerativo). La dieta mediterránea incluye frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, pescado y grasas no saturadas como el aceite de oliva, así como cantidades limitadas de carnes rojas, huevos, dulces.

La dieta mediterránea es un ejercicio mental que debes tener presente para tener una buena salud.

Por otro lado, la dieta MIND incorpora la dieta DASH que ha demostrado disminuir la presión arterial alta, un factor que juega un papel significativo en la enfermedad de Alzheimer. Los grupos de alimentos cubiertos por la dieta MIND incluyen vegetales de hoja verde, bayas, granos integrales, pescado, aves, frijoles, nueces y vino, preferiblemente tinto y aceite de oliva.

3. Hipertensión arterial

La presión arterial alta es un trastorno insidioso cuyos efectos pueden estar en la raíz de muchas enfermedades crónicas incluida la demencia.

En un metaanálisis de alta potencia publicado en The Lancet Neurology, los investigadores incluyeron datos de tales estudios prospectivos para determinar el efecto de los medicamentos antihipertensivos sobre el riesgo de demencia en participantes sin demencia mayores de 55 años. Durante un largo período de observación no se encontró evidencia de que una clase específica de medicamentos antihipertensivos fuera más efectiva que otros para reducir el riesgo de demencia. Entre las personas con niveles hipertensivos de presión arterial, el uso de cualquier antihipertensivo con eficacia para reducir la presión arterial, podría reducir el riesgo de demencia. Estos hallazgos sugieren que las futuras guías clínicas para el manejo de la hipertensión arterial también deben considerar el efecto beneficioso de los medicamentos antihipertensivos en el riesgo de demencia.

4. Tabaquismo

Según los hallazgos de The Lancet Commission on pollution and health, los fumadores tienen un mayor riesgo de padecer demencia que los no fumadores. Así incluso, las personas mayores que dejan de fumar pueden disminuir el riesgo de demencia.

Fumar puede acelerar la demencia senil. Tomar conciencia es parte de los ejercicios mentales que debes poner en práctica

Con respecto al efecto del humo de segunda mano sobre el riesgo de demencia, los autores señalaron que la investigación es limitada. Sin embargo, algunas investigaciones arrojaron que en mujeres entre 55 y 64 años, la exposición pasiva al humo del tabaco estaba relacionada con un aumento del deterioro de la memoria. Además, directamente relacionada con la dosis de la exposición. Es de destacar que estos hallazgos persistieron después de tener en cuenta las covariables.

5. Beber en exceso

Durante siglos la gente ha sabido que beber en exceso está relacionado con cambios cerebrales, deterioro cognitivo y demencia, según los autores del informe de The Lancet Neurology mencionado anteriormente. Está surgiendo un creciente cuerpo de evidencia sobre la compleja relación del alcohol con la cognición y los resultados de la demencia a partir de una variedad de fuentes, que incluyen estudios detallados de bases de pacientes a gran escala.

El alcohol está fuertemente asociado con patrones culturales y con otros factores socioculturales, relacionados con la salud. Esto hace que sea particularmente difícil comprender la base de la evidencia. Los autores destacaron diferentes fondos de investigación que indicaron que el inicio más temprano de la demencia (es decir a los 65 años o menos) está estrechamente asociado con el consumo de alcohol.

Ejercicios mentales: Un cambio en tu estilo de vida reduce el riesgo de demencia

Afortunadamente varias intervenciones en el estilo de vida podrían reducir el riesgo de la demencia más adelante en la vida. La clave es instituir estos cambios más temprano. De hecho, a diferencia de la demencia de inicio raro, en la demencia de inicio tardío, el componente hereditario es incierto.

La enfermedad de Alzheimer familiar de aparición temprana se hereda con un patrón autosómico dominante, lo que significa que una copia de un gen alterado en la célula es suficiente para causar el trastorno. En la mayoría de los casos una persona afectada hereda el gene alterado de uno de los padres afectados. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, el patrón de herencia de la enfermedad de aparición tardía es incierta.

Ref: BMJ Neurology / Naved Salegh

Dr Isidoro Bronstein

Medicina Preventiva y Longevidad


Esto es para tí

Eleva tu estilo de vida

1 comentario en “Cinco ejercicios mentales para evitar la demencia senil”

  1. Avatar
    Mariela Gómez Abreu

    Excelente artículo. Mediante su lectura me he dado cuenta que debo reducir mi consumo de huevos y carnes rojas y aumentar la ingesta de pescado. Por el resto de los consejos, creo que voy bien. Conclusión : que bueno que publican este tipo de artículos para prevenir enfermedades, nos hace meditar en el estilo de vida que llevamos y rectificar introduciendo algunas modificaciones a tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.