Estrategias diarias que te darán más vitalidad y longevidad

Llegar a una mayor longevidad con vitalidad y salud es una meta de vida.

Investigadores de todo el mundo están trabajando en formas de ayudarnos a vivir más tiempo y con más vitalidad. Algunos científicos creen que la mayoría de los humanos probablemente puedan vivir 130 años y posiblemente más, informa ingenieriainteresante.com. “La esperanza de vida humana a la espera de una prórroga”.

La ciencia de la longevidad llega desde las profundidades de los mares, donde las medusas podrían potencialmente vivir para siempre, debido a su capacidad de reverberación, en el sentido de reversar la edad, una inteligencia artificial de vanguardia que se había considerado ciencia ficción hace una década.

Mayor longevidad y vitalidad son las metas a alcanzar

Existe ahora un movimiento que considera el envejecimiento en sí mismo como una enfermedad que puede prevenirse o tratarse. Algunas personas ya están usando medicamentos recetados no aprobados, como la rapamicina y el metformin- Ellos han demostrado tener un efecto antienvejecimiento y una mayor vitalidad en animales, aunque hay poca evidencia de que las personas sanas puedan beneficiarse.

Sin embargo, múltiples intervenciones terapéuticas potenciales en el campo de longevidad se estudian activamente en ensayos clínicos, dando lugar a un vocabulario completamente nuevo para las innovaciones en el campo de la longevidad. Potenciadores NAD+, senolíticos, rapalogs, geroprotectores. Y a finales de enero 2021, los genes que se encontraron relacionados con una vida más larga fueron replicados por investigadores  del University College London. Esta información de desprende de un nuevo artículo de Genoma Research.

Anteriormente, se había descubierto que los genes prolongan la vida útil en organismos pequeños, permitiendo por ejemplo que las moscas de las frutas vivan un 10% más, pero ésta es la primera vez que los científicos han demostrado un vínculo en las personas. Pero no se trata sólo de lo que los científicos en sus laboratorios puedan descubrir o desarrollar para ayudarnos a mantener la vida por más tiempo y con vitalidad.

También hay una considerable investigación basada en evidencia y estudios de observación sobre lo que puedes hacer ahora mismo para disfrutar de una vida larga y saludable.

Vitalidad: Haz esto, NO hagas eso

Un estudio reciente dirigido por el John Hopkins de 6200 hombres y mujeres durante 8 años encontró que aquellos que adoptaron cuatro comportamientos inteligentes redujeron la posibilidad de muerte por todas las causas dentro de ese período de tiempo, en un asombroso 80%.

  • No fumes. Es el más importante; fumar afecta las arterias coronarias y los pulmones; y los fumadores tienen una mayor tasa de cáncer y accidentes cerebrovasculares.
  • Mantén un peso saludable. Las personas más saludables del estudio mantuvieron un índice de masa corporal (IMC) de menos de 25.
  • Levántate y muévete. Se recomiendan alrededor de 30 minutos de actividad al día, la mayoría de los días de la semana; puedes dividirlo en 3 episodios de actividad de 10 minutos por día.

Moverte o caminar cada día 30 minutos te llena de vitalidad y te ayuda a sentirte saludable.

  • Haz elecciones de alimentos saludables. Las personas más saludables, en el estudio siguieron una dieta del estilo mediterráneo: frutas y verduras frescas, nueces, frutos secos con aceites saludables, pescados (y menos carnes rojas), carbohidratos de granos integrales, aceite de oliva.

Longevidad y vitalidad: Adopta los hábitos de las Zonas Azules

Son los puntos calientes de la longevidad en el mundo, según lo identificado y descrito por el autor y miembro de National Geographic Dan Buettner. Encontró lugares que no sólo tenían altas concentraciones de personas mayores de 100 años, sino que también se agrupaban personas que habían envejecido sin problemas de salud como enfermedades cardíacas, obesidad, cáncer o diabetes según reporta National Geographic.

La isla griega Icaria. Tiene una de las tasas más bajas de mortalidad y demencia en la mediana edad. La investigación relaciona su mayor longevidad con la dieta mediterránea tradicional, muchas verduras y grasas saludables, cantidades más pequeñas de productos lácteos y cárnicos.

Está comprobado científicamente que la dieta mediterránea aporta vitalidad y una mayor longevidad a quienes la ingieren

Las mujeres mas longevas del mundo viven en la isla japonesa de Okinawa donde los alimentos básicos incluyen la batata de Okinawa, soja, artemisa, cúrcuma, melón amargo. La mayor concentración de hombres que vivían hasta los 100 años o más se encontraban en la Isla de Cerdeña en Italia donde la dieta baja en proteínas se asocia con una tasa más baja de diabetes, cáncer y muerte en personas menores de 65 años. Algunos residentes de Loma Linda, California, que tiene las más altas concentraciones de Adventistas del Séptimo Día en los Estados Unidos, viven saludables 10 años más que el estadounidense promedio siguiendo una dieta bíblica de granos, frutas, nueces y vegetales.

Y en la Península de Nicoya en Costa Rica, donde los residentes tienen la tasa más baja del mundo de mortalidad en la mediana edad y la segunda concentración de hombres centenarios. Se cree que su longevidad se debe en parte a las comunidades religiosas estrictas, las profundas redes sociales y hábitos de convivencia regular, y la mediana intensidad de actividad física.

Sigue un patrón de alimentación saludable para el corazón

Según la American Hearth Association un patrón de Alimentación saludable para el corazón puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y accidentes cerebrovasculares en todas las etapas de la vida. Equilibra la ingesta de alimentos y calorías con actividad física para mantener un peso saludable. Elige una amplia variedad y come muchas frutas y verduras para obtener una gama completa de nutrientes de los alimentos en lugar de los suplementos.  Elige cereales integrales y otros alimentos compuestos principalmente de cereales integrales.  Incluye fuentes saludables si son proteínas magras o ricas en fibras (nueces, legumbres), pescados o mariscos, lácteos bajos en grasas o sin grasas, cortes magros de carnes, y limita las carnes rojas y procesadas; usa aceites líquidos de plantas, como aceite de oliva o de girasol. Minimiza la ingesta de bebidas y alimentos con azúcares añadidos. Elige o prepara alimentos con poca o ninguna sal. Limita el consumo de alcohol; si no bebes, no empieces. Elige alimentos mínimamente procesados en lugar de alimentos ultra procesados, mientras te sea posible.

Ingiere nueces, toma café o té

Comer un puñado de nueces (alrededor de media taza al día) puede reducir tus niveles de colesterol LDL.

  • Las grasas saludables en las nueces no hicieron que los participantes aumentaran de peso. Las nueces son ricas en ácidos grasos, omega 3, la misma grasa saludable para el corazón que se encuentra en el pescado azul.
  • El café: las personas que toman hasta 4 tazas de café al día pueden reducir ligeramente el riesgo de muerte temprana en comparación con los no bebedores, según un gran estudio de la Universidad de Harvard. Y no importa si el café es con cafeína o descafeinado, preparado o instantáneo. Debo aclarar que existen estudios serios que contradicen la conveniencia del café descafeinado.

Cultivar rasgos de personalidad positivos

Investigaciones recientes muestran que varios rasgos de personalidad pueden predecir quién disfrutará de buena salud a partir de los 80, informa Yahoo News. El vínculo entre la personalidad, la vitalidad y la longevidad es tan fuerte como la inteligencia o la cantidad de dinero, los cuales están ambos relacionados con vidas más largas.

  • Las personas concienzudas, organizadas y responsables tienden a vivir más. Ser concienzudos es un “factor de resiliencia”
  • Propósitos. Tener objetivos claros y estrategias para alcanzarlos es otra buena cualidad para lograr longevidad. Tener un propósito puede darte más energía y ayudarte en la recuperación más rápida de los agravios e irritaciones.
  • Las personas optimistas tienden a sentirse más seguras acerca de su capacidad para lograr objetivos a medida que envejecen.
  • Extraversión. El vínculo entre las relaciones sociales y la longevidad es tan fuerte como los niveles de colesterol y fumar; es un “efecto enorme”. Unirse a grupos, equipos y ser voluntario puede brindar beneficios.

Las reuniones con amigos y familia son necesarias para una mayor longevidad y la vitalidad.

  • Contra el neuroticismo. Sin embargo, necesitas un pequeño desafío para un bienestar óptimo. La fuente más común de estrés es la gente misma, pero los que envejecen exitosamente logran los beneficios de socializar sin sentirse amenazada o exasperado por los demás. Se ha asociado la hostilidad con problemas cardíacos. Otras neurosis incluidas la ansiedad y la depresión son también relacionados con un envejecimiento más rápido.

Ref: EZ Everything Zommer Judy Gerstel

Dr Isidoro Bronstein

Medicina Preventiva y Longevidad


Esto es para tí

Eleva tu estilo de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.