Formas de mejorar tus destrezas con el paso del tiempo

La edad no limita ciertas destrezas mentales

La vida temprana mejora las destrezas y la memoria en la vejez, especialmente para las mujeres. La educación parece proteger a los adultos mayores y particularmente a las mujeres contra la pérdida de memoria. Esto según un estudio realizado por investigadores del Centro Médico de la Universidad de Georgetown, en la revista Aging Neuropsychology and Cognition.

Los resultados sugieren que los niños, especialmente las niñas que asisten a la escuela durante más tiempo, tendrían mejores habilidades de la memoria en la vejez. Esto puede tener implicaciones para la pérdida de la memoria en la enfermedad de Alzheimer y otras demencias.

Las destrezas mentales pueden mejorar durante el período de  envejecimiento

El estudio evaluó la memoria declarativa de 704 adultos mayores (58-98). La memoria declarativa se refiere a nuestra capacidad para recordar eventos, hechos y cosas: Un ejemplo sería ¿dónde dejaste las llaves del carro? o cuál es el nombre de ese nuevo vecino?

Los investigadores han encontrado que el rendimiento de la memoria empeora progresivamente con el envejecimiento. Sin embargo, más años de educación contrarrestaron esas pérdidas especialmente en las mujeres.

En los hombres, las ganancias de memoria asociada con cada año de educación fueron dos veces mayores que las pérdidas experimentadas durante cada año de envejecimiento. Sin embargo, en las mujeres las ganancias fueron cinco veces mayores. Por ejemplo, las habilidades de la memoria declarativa de una mujer de 80 años con una licenciatura, serían tan buenas como las de una mujer de 60 años. Una educación secundaria prolongada en cuatro años extra de educación, compensa y retrasa la enfermedad de Alzheimer.

Las habilidades mentales claves en realidad pueden mejorar durante el envejecimiento. Durante mucho tiempo se ha creído que el avance de la edad conduce a una amplia disminución de nuestra capacidad mental. Una nueva investigación del Centro Médico de la Universidad de Georgetown ofrece noticias sorprendentemente buenas al coincidir con esta vista.

Destrezas: ¿Cómo debemos ver el envejecimiento?

Los hallazgos publicados en agosto 2021 en Nature Human Behavior muestran que hay dos funciones cerebrales claves que nos permiten prestar atención a nueva información y concentrarnos en lo que es importante en una situación determinada. De hecho, pueden mejorar en personas mayores. Estas funciones subyacen a aspectos críticos de la cognición como es el caso de la memoria, la toma de decisiones y el autocontrol. También la navegación, las matemáticas, el lenguaje y la lectura.

Estos resultados son sorprendentes y tienen consecuencias importantes sobre cómo debemos ver el envejecimiento, dice Michael T. Ullman PhD, Profesor en el Departamento de Neurociencias y Director del Laboratorio de Cerebro y Lenguaje de Georgetown.

La gente ha asumido ampliamente que la atención y las funciones ejecutivas disminuyen con la edad, a pesar de las pistas intrigantes de algunos estudios a menor escala que plantearon dudas sobre estas suposiciones. Pero los resultados de nuestro gran estudio indican que los elementos críticos de estas destrezas, en realidad, mejoran durante el envejecimiento. Probablemente esto pasa porque simplemente practicamos estas habilidades a lo largo de nuestra vida.

Esto es aún más importante debido al rápido envejecimiento de la población, tanto en los Estados Unidos como en todo el mundo, dice Ullman. Agrega que con más investigación, puede ser posible mejorar deliberadamente estas destrezas como protección para el cerebro en el envejecimiento y en los trastornos saludables.

Destrezas: Estudio realizado con 702 participantes

El equipo de investigación que incluye al primer autor, Joao Verissimo, PhD y profesor asistente en la Universidad de Lisboa, Portugal, analizó tres componentes separados de la atención y la función ejecutiva, en un grupo de 702 participantes. La edad de estas personas se centra entre 58 a 98 años, ya que es cuando la cognición cambia más. Los componentes estudiados son.

  • Las redes cerebrales implicadas en la inhibición ejecutiva.
  • La orientación.

Cada uno tiene características diferentes y se basa en distintas áreas del cerebro y en diferentes neuroquímicos y genes. Por lo tanto, razonaron Ullman y Verissimo, que las redes también pueden mostrar distintos patrones de envejecimiento.

  • El estado de alerta se caracteriza por un estado de mayor vigilancia y preparación para responder a la información entrante.
  • Orientar implica cambiar los recursos del cerebro a una ubicación particular en el espacio.
  • La red ejecutiva inhibe la información conflictiva o la que distrae, permitiéndonos centrarnos en lo que es importante.

Usamos los tres procesos constantemente, explica Verissimo. Por ejemplo: cuando conduces un automóvil, la alerta es tu mayor preparación.

La alerta es una de las destrezas que se debe reforzar con la edad.

Cuando se acerca una intersección, la orientación ocurre cuando cambia tu atención a un movimiento inesperado, como un peatón. La función ejecutiva te permite inhibir las distracciones, como pájaros o vallas publicitarias, para que permanezcas concentrado en la conducción.

Resultado del estudio

El estudio encontró que solo las habilidades de alerta disminuyeron con la edad. Por el contrario, tanto la inhibición orientada como la ejecutiva mejoraron.

A mayor educación, menor enfermedad de Alzheimer

Los investigadores plantean la hipótesis de que la orientación y la inhibición son simplemente habilidades que permiten a las personas prestar atención selectivamente a los objetos. Estas habilidades pueden mejorar con la práctica, de por vida. Las ganancias de esta práctica pueden ser lo suficientemente grandes como para compensar las disminuciones neuronales subyacentes, sugieren Ullman y Verissimo. Por el contrario, creen que la alerta decae, porque este estado básico de vigilancia y preocupación no puede mejorar con la práctica.

Debido a la cantidad relativamente grande de participantes y a que descartamos numerosas explicaciones alternativas, los hallazgos deberían ser confiables y por lo tanto pueden aplicarse de manera bastante amplia, dice Verissimo. Además, explica que las habilidades inhibidoras y de orientación subyacen a numerosos comportamientos.

Loa resultados tienen implicaciones de gran alcance. No solo cambian nuestra visión de cómo el envejecimiento afecta la mente, sino que también puede conducir a mejoras clínicas, incluidos los pacientes con trastornos mentales como la enfermedad de Alzheimer. En resumidas cuentas, a mayor educación, menor enfermedad de Alzheimer.

Ref:  Centro Médico de la Universidad de Georgetown.

-Michael T. Ullman, Phd, Profesor del Departamento de Neurociencia y Director del

-Laboratorio de Cerebro y Lenguaje de Georgetown.

-Joao Verissimo, PhD, profesor asistente en la Escuela de Arte de la Universidad de Lisboa en Portugal.

Dr Isidoro Bronstein

Medicina Preventiva y Longevidad


Esto es para tí

Eleva tu estilo de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis + 20 =