Kokedama: sus beneficios y cómo hacerlo paso a paso

La técnica del Kokedama ayuda a decorar tu casa y a mantener la frescura de los ambientes.

El kokedama, potus, ficus y toda planta de interior ayudan a mantener una temperatura agradable dentro del hogar. Esto es esencial en los meses del verano, cuando el calor se hace sentir todo el día y el aire se vuelve pesado.

Tal vez no lo sabías, pero una de las grandes tradiciones de la jardinería japonesa viene en nuestra ayuda para mantener los ambientes frescos naturalmente y, a la vez, con un estilo único.

Plantas estilo kokedama, las amarás

Un kokedama es, literalmente, una bola de musgo. Es una técnica oriental de cultivo en la cual se reemplaza la maceta con tierra por una bola de turba, musgo, arcilla y arena (Revilla, 2019). Para que no se desarme y quede vistosa, a menudo es revestida de finos hilos o fibras naturales. Normalmente, las plantas se cuelgan, aunque también se pueden colocar en recipientes de vidrio.

Nadie puede negar que otorga muchísima personalidad a cualquier ambiente y hoy es un gran aliado en el diseño de interiores. Estéticamente bello y de aspecto armonioso, inspira la serenidad de la cultura japonesa. Sin embargo, esta pequeña planta es mucho más que eso.

El Kokedama se inspira en la técnica oriental de mantener los ambientes llenos de frescor y armonía

De acuerdo con Corredera (2020), contribuye a purificar el aire e incrementa la humedad del ambiente. Así, ayuda a regular la temperatura de tus ambientes, convirtiéndose en una aliada para mantener tu hogar fresco durante el verano.

Además, el cultivo de kokedamas permite aliviar el estrés. Es una actividad placentera que te invita a recuperar el equilibrio, en medio del ajetreo de tu rutina diaria. Veamos cómo hacerlo paso a paso para disfrutar de sus beneficios.

Cómo hacer un kokedama

Decora tu hogar con un arte milenario y relájate, pasando tiempo de calidad contigo misma. Estos son los pasos para crear tu propio kokedama:

  • Escoge una  planta preferentemente pequeña o mediana, y de crecimiento lento.
  • Humedece tus manos con agua y moldea una bola con sustrato para bonsáis, arena, arcilla y turba. Deja un hueco en el medio para colocar la planta.
  • Recorta un poco las raíces de la planta e introdúcela en el hueco de la bola.

Para preparar el Kokedama, humecta tus manos bien y dale la forma de una bola al musgo

  • Haz un soporte con cordel o hilos para sostener y colgar tu kokedama donde prefieras. Puedes colgar varias plantas en distintos niveles según tu propio estilo.

Cuidados básicos para esta planta

Estas son algunas recomendaciones básicas para mantenerla en perfecto estado:

  • Mantén el musgo hidratado, pero evita el exceso de agua, para que la planta no gotee. Puedes regarlo pulverizándolo o por inmersión, sumergiéndolo en agua hasta que absorba solo lo necesario (Corredera, 2020).
  • Necesita estar colgada en un rincón que reciba luz, pero no de forma directa. Asimismo, evita ubicarla cerca de fuentes de calor.
  • Utiliza abono líquido y fertilizantes según las necesidades de cada planta, al igual que si estuviese en maceta.

Para colgar el Kokedama, amarra bien el musgo con pabilo. Recuerda que no debes regarla con mucha agua.

Los kokedamas pueden aportarles a tus ambientes la dosis ideal de frescura, armonía y distinción. Tenlos en cuenta a la hora de decorar los diferentes espacios de tu hogar.


Esto es para tí

Eleva tu estilo de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.