¿Quiénes tienen mejor salud: las mujeres o los hombres?

Estudios recientes demuestran que las mujeres podrían tener una mejor salud que los hombres. Lo que si queda claro es que la longevidad en el sexo femenino es mayor al masculino.

En el año 1973, Bobby Riggs, una estrella del tenis de 55 años y autoproclamado estafador y chauvinista masculino, declaró que el circuito de tenis femenino era tan inferior al de los hombres, que incluso un jugador de su edad podía derrotar a cualquier jugadora campeona femenina. Entonces ¿tienen mejor salud los hombres?

Para demostrar su punto derrotó a Margaret Court (6-2 / 6-1), una exjugadora clasificada número 1 que aún tiene un récord de Grand Slams con 24 victorias. (Serena Williams tiene 23) Pero el descarado chauvinismo de Riggs encontró su rival cuando la gran Billie Jane King aceptó su desafío. Ella derrotó rotundamente a Riggs (6-4/6-3/6-3), y se llevó la bolsa de $100.000 dólares.

Mejor salud: La batalla del sexo

Como la llamaron los medios de comunicación fue devorada por 50 millones de estadounidenses y 90 millones de personas en todo el mundo, lo que lo convirtió en el partido de tenis mas visto de la historia. Disipó cualquier reclamo de los hombres, la superioridad de facto en el deporte y promovió los derechos y el respeto de las mujeres atletas en todas partes.

Según King “pensé que nos retrasaría 50 años si no le hacía en ese partido, arruinaría la gira de tenis femenina y afectaría la autoestima de todas las mujeres. Vencer a un chico de 55 años no es nada emocionante para mí. La emoción es exponer a gente nueva al tenis”. No vamos a caracterizar esto como una batalla de sexo, pero según los investigadores, existen diferencias entre el hombre y la mujer en términos de quien tiene mejor salud. Los resultados pueden ser sorprendentes.

Diferencias de salud entre hombres mujeres

En un estudio publicado en Clinical Chemistry, los investigadores extrajeron encuestas y base de datos a nivel nacional para identificar las diferencias de sexo en la mortalidad y la prevalencia de enfermedades. También el funcionamiento físico y el estado fisiológico. Observaron que las diferencias variaban según los factores epidemiológicos y sociales y variaban a lo largo del tiempo y entre países.

En todos los países encuestados las mujeres sobrevivieron a los hombres. Ellas tenían una mejor salud. También señalaron que los hombres tienden a tener más enfermedades cardiovasculares y las mujeres exhiben más enfermedades relacionadas con la inflamación. Además, los hombres muestran una mayor hipertensión, mientras que las mujeres tienden a tener niveles más altos de lípidos.

En un estudio basado en una encuesta europea publicado en Social Science & Medicine, los autores citaron un grupo sustancial de investigación que indica que, en comparación con los hombres, las mujeres tienen tasas más altas de discapacidad, limitaciones funcionales y depresión, así como un rendimiento más bajo en los exámenes físicos. Además, es común que presenten condiciones de salud incapacitantes, no agudas, como la artritis. Mientras que los hombres tenían más probabilidades de tener condiciones que amenazan la vida, como un ataque cardíaco.

Las mujeres reportan en exceso los problemas de salud que enfrentan

Los autores del estudio europeo antes mencionado examinaron si los informes de hombres y mujeres sobre problemas de salud afectaban la salud general. Algunos expertos creen que las mujeres tienden a reportar en exceso los problemas de salud, mientras que los hombres los reportan menos. También plantearon la hipótesis de que la información depende del nivel de educación. Los investigadores sin embargo no descubrieron tales resultados después de ajustar para informar heterogeneidad, las diferencias de género en salud, tanto deficiente como buena, aumentaron.

Sin embargo, no encontramos patrones claros específicos de género al informar sobre mala o buena salud, escribieron los doctores.

Nuestros hallazgos tampoco brindan evidencia convincente de que la educación sea un determinante importante de los informes de salud en general, aunque la desventaja femenina en la mala salud y la ventaja masculina en la buena salud fueron más evidentes en los grupos de educación inferior que superior en todas las edades.

Los resultados desafían los estereotipos prevalecientes que las mujeres sobre reportan y los hombres sub reportan problemas de salud y resaltan la importancia de atender los problemas de salud reportados por mujeres y hombres con igual cuidado.

Las mujeres son más longevas

Un aspecto clave de la salud en el que las mujeres tienen mejores resultados es en la longevidad. De acuerdo con la oficina de referencia de la población sin fines de lucro basada en el uso en los países desarrollados, la edad promedio mundial de muerte para las mujeres es de 79 años frente a los 73 años para los hombres.

La jardinería contribuye con una mejor salud y bienestar integral.

La oficina atribuye estas diferencias en parte a los factores de comportamiento, lo que sugiere que los hombres son más propensos a fumar que las mujeres y es mas probable que asuman riesgos, lo que los hace más propensos a sufrir lesiones potencialmente mortales.

El estrógeno en las mujeres reduce el colesterol nocivo

Las diferencias biológicas entre los sexos también ayudan a explicar por qué las mujeres viven más. Los autores escribieron. Científicos creen que el estrógeno en las mujeres combate afecciones como la enfermedad cardíaca, al ayudar a reducir los niveles circulatorios del colesterol nocivo. También se cree que las mujeres tienen un sistema inmunológico más fuerte que los hombres.

Los investigadores han descubierto que la brecha de género en la esperanza de vida es más pequeña para los ricos con un alto nivel educativo. Esto sugiere que ampliar el acceso a una atención médica de calidad y una dieta balanceada puede ayudar a los hombres a alcanzar un nivel de longevidad más cercano al de las mujeres.

Para tener una mejor salud hay que crear horarios de trabajo y horarios para descansar y hacer actividades al aire libre. Los hombres deben saber hacer pausas ya que esto incide en su bienestar.

En algunos aspectos de la salud, a las mujeres les va mejor, mientras que en otros a los hombres. Sin embargo, el problema es complicado ya que varias covariables juegan un papel importante, incluida la accesibilidad a la atención médica y la dieta. Vale la pena destacar que el bienestar y la exaltación pueden mitigar las diferencias de género, la salud y la longevidad, por lo que nada está predestinado.

Ref: Naveet Saleh

Dr Isidoro Bronstein

Medicina Preventiva y Longevidad


Esto es para tí

Eleva tu estilo de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.